Hubo breve encuentro de mexicanos en España (Foto: Twitter)
Hubo breve encuentro de mexicanos en España (Foto: Twitter)

Chicharito Hernández y Héctor Herrera son dos de los más grandes exponentes del fútbol mexicano de esta época. Compañeros en la selección azteca, se vieron las caras por escasos minutos en el empate 1-1 entre Sevilla y Atlético de Madrid en LaLiga.

Se trató de uno de los cotejos más atractivos de la jornada 12 del fútbol de España, donde los mexicanos ingresaron en el tramo final de la segunda mitad para sus respectivos clubes.

Javier Hernández, que se disputa la titularidad con Luuk De Jong, ingresó al minuto 77 precisamente por el holandés. En tanto, “HH” –cuyo fútbol no termina de convencer al entrenador argentino Diego “Cholo” Simeone a pesar de haber demostrado con goles y jerarquía- lo hizo un minuto después por Renan Lodi.

Hernández goza de mayor confianza por parte de su DT que Herrera (Foto: Twitter)
Hernández goza de mayor confianza por parte de su DT que Herrera (Foto: Twitter)

Al término de los 90 minutos de duración del cotejo, ambos futbolistas surgidos de Chivas y Pachuca, respectivamente, se enfundaron en un fuerte abrazo, a pesar de los rumores sobre un supuesto distanciamiento entre ambos tras los constantes escándalos extradeportivos sucedidos en la selección de México.

Sevillanos y Colchoneros empataron a uno y siguen en la zona alta, pero desperdiciaron la posibilidad de ser líderes en un choque vibrante en el que los locales estuvieron mejor en la primera parte y el Atleti reaccionó en la segunda, tuvo más opciones de triunfo y dejó ir el triunfo por un penalti fallado por medio de Diego Costa.

Un gol del argentino Franco Vázquez, al cabecear una falta al filo de la media hora, aventajó al Sevilla, pero el Atlético fue otro muy distinto en la reanudación, muy superior a los andaluces, empató con un cabezazo de Álvaro Morata en el 60, después de que se le anulara un gol a Diego Costa por fuera de juego de Arias y en el 72 Vaclík le paró un penalti al hispanobrasileño.

(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Se medían en un duelo siempre intenso y competido dos equipos que podían auparse al liderato provisional en caso de ganar tras el batacazo del Barcelona en casa del Levante y ambos con bajas, las de los locales concentradas en defensa y con el añadido de la sanción del brasileño Fernando, hombre clave al que suplió el serbio Gudelj.

Con el ex atlético Óliver Torres de falso extremo y el argentino Lucas Ocampos y el holandés De Jong arriba por el mexicano Chicharito, el técnico argentino Diego Simeone le opuso su once de gala de las últimas fechas, con un potente centro del campo sin Herrera -Lemar, Saúl Ñíguez, Thomas Partey y Koke-, Correa y Morata arriba y Diego Costa de nuevo suplente.

Con el paso de los minutos tras el comienzo del cotejo, el mayor ímpetu de los andaluces se tradujo en cierta supremacía en el control del juego por parte de los hispalenses, que aprovecharon una falta botada en el pico derecho del área por el argentino Éver Banega para marcar el 1-0 con un cabezazo picado de Mudo Vázquez, a los 28 minutos.

En esta acción, el único tiro a puerta de este periodo, el meta esloveno Jan Oblak quizás pecó de cierta suficiencia y exceso de confianza, pues el remate del argentino, aunque con potencia, no iba demasiado colocado.

(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Pero el tanto del empate ocurrió en el minuto 60 a través del internacional español Álvaro Morata, quien halló el premio a su mayor ambición al cabecear al fondo de la red un nuevo centro de Santiago Arias. Morata marcó así por cuarto partido oficial seguido y, con las tablas de nuevo en el electrónico, dio bastante oxígeno al equipo colchonero en una fase en la que el choque se tornó más movido.

El Sevilla, ahora más exigido atrás, quiso despertar y tuvo alguna opción en un centro de Reguilón al que no llegó por poco Jordán y en un córner que De Jong, solo, cabeceó ligeramente desviado, aunque el que lo tuvo todo a su favor fue el Atlético.

Fue en una jugada confusa, que necesitó la intervención del VAR a 18 minutos del final, al pitar el árbitro un penalti por una acción anterior en la que Gudelj hizo falta en el área a Koke, pero Diego Costa no lo aprovechó al pararle Vaclik la pena máxima y luego rechazar también el remate de Koke.

A partir de ahí, el Sevilla se repuso y merodeó por el área visitante con cierto peligro, aunque fueron los colchoneros los que pudieron atar el triunfo en el tiempo añadido en un tiro de Morata que Koundé salvó en la línea de gol -luego el árbitro señaló falta- y en otro de Thomas Partey.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: