Los directivos de las Chivas de Guadalajara ya pusieron un ultimátum al entrenador Tomás Boy: o gana el siguiente duelo contra América, en el clásico del futbol mexicano, o toma sus cosas y se va.

Según información del portal Mediotiempo, durante el entrenamiento matutino del miércoles Tomás Boy tuvo una videollamada con Amaury Vergara, el presidente de Chivas, para confirmar que el próximo duelo será la última oportunidad que tenga para levantar al equipo.

Fue por esta razón que el técnico no estuvo presente en el entrenamiento posterior a la derrota sufrida este martes contra los Tuzos del Pachuca, con un marcador de 2-4.

Tomás Boy lleva sólo 13 partidos oficiales al frente del rebaño, de los cuales solo ha podido ganar cuatro. Ha perdido 7 veces y empatado dos.

El equipo comandado por Tomás Boy ha tenido un papel fatal en el torneo (Foto: Twitter)
El equipo comandado por Tomás Boy ha tenido un papel fatal en el torneo (Foto: Twitter)

Esta situación es vergonzosa para algunos de los elementos que han tenido un bajo nivel futbolístico en la cancha. Uno de ellos es el defensor central Antonio Briseño, cuyos errores defensivos le costaron la victoria a su equipo en el último juego.

Briseño fue quien cometió la falta sobre Franco Jara para que señalaran penal en su contra y además dio un pase equivocado que aprovechó Gilberto Sepúlveda para marcar el tercer gol de los Tuzos.

Después del encuentro contra Pachuca, el jugador surgido de la cantera del Atlas hizo algunas declaraciones para los medios referentes a su accionar. En ese sentido, criticó sus errores, pero también habló sobre los de sus compañeros, lo cual deja en claro la situación por la que pasan las Chivas.

“Fueron errores puntuales y si los seguimos nadie nos va a levantar. Puede venir Pep Guardiola, puede venir el que sea, pagar cantidad de dinero por jugadores, pero si nosotros no nos concentramos creo que va a ser muy difícil”, dijo el futbolista.

Alan Pulido, jugador de Chivas, se lamenta por las fallas de Chivas frente a los Tuzos de Pachuca (Foto: Cuartoscuro)
Alan Pulido, jugador de Chivas, se lamenta por las fallas de Chivas frente a los Tuzos de Pachuca (Foto: Cuartoscuro)

“No creo que sea tan conveniente los errores, los cuales son repetitivos. Eso hace que esté un poco avergonzado, qué digo poco, muy avergonzado conmigo, con mi familia, con el equipo y con la afición”, fueron las palabras del jugador, quien puso en duda su participación en el siguiente partido.

Por su parte, los aficionados rojiblancos no perdonaron la caída de su equipo ante Pachuca y muchos de los asistentes del Estadio Akron exigieron la salida de Tomás Boy, cuya eficiencia apenas alcanza el 33 por ciento.

Por otra parte, la crisis del Guadalajara también pasa por el hecho de que sus refuerzos no han sido efectivos. Oribe Peralta, quien se vislumbraba como uno de lo más relevantes de la temporada, no ha podido destacar con su nueva playera y ni siquiera ha anotado un gol.

El portero José Antonio Rodríguez y el defensa Oswaldo Alanís, el primero proveniente de Lobos BUAP y el segundo del Real Oviedo, de la segunda división de España, tampoco han podido tener un papel determinante en la zona baja de los rojiblancos.

Oribe Peralta causó mucho revuelo con su llegada a Chivas, pero hasta hora no anotado ni un solo gol (Foto: Fernando García Carranza/ Cuartoscuro)
Oribe Peralta causó mucho revuelo con su llegada a Chivas, pero hasta hora no anotado ni un solo gol (Foto: Fernando García Carranza/ Cuartoscuro)

Todos estos problemas acaparan la atención cuando se ve la posición del conjunto en la tabla porcentual, ya que únicamente se encuentra por encima de los Tiburones Rojos de Veracruz, el cual ha salvado a los tapatíos del fracaso total.

Tomás Boy es consciente de todos estos asuntos. Al menos así lo demostró en la conferencia de prensa después del partido contra Pachuca, ya que ahí declaró que “todo es posible” con relación a su continuidad como el timonel de las Chivas de Guadalajara.

Los entrenadores siempre estamos con la maleta lista y sabemos que así es", fueron las palabras de resignación del estratega.