Los Pumas protagonizaron un histórico triunfo frente a Australia en condición de visitante. El elenco argentino venció por 23-19 a su rival pero pudo haber sido derrotado en la última jugada.

La chicharra que indica el tiempo cumplido acababa de sonar. El crónometro estaba en color rojo, anunciando que el partido ya había llegado a su fin, cuando Israel Folau recibió una pelota desde la izquierda y se dirigía en dirección al ingoal.

(AFP)
(AFP)

El back de los Wallabies había complicado a lo largo de toda la jornada a la defensa argentina gracias a su desequilibrio y talento cada vez que agarraba la guinda. Es más, el wing fue el artífice del segundo try del elenco de amarillo luego de dejar cuatro jugadores en el camino.

Sin embargo, no corrió con la misma suerte. En frente se le paró el segunda línea Tomás Lavanini, quien le propinó un fuerte tackle y consiguió que el australiano soltara la pelota hacia adelante. En consecuencia, knock on y final del partido.

Aquella acción del jugador surgido de Hindú Club, tantas veces apuntado por su falta de disciplina, le otorgó la victoria al equipo conducido por Mario Ledesma, que no solo volvió a festejar en suelo australiano luego de 35 años, sino que es la primera vez que consigue ganar dos partidos en una misma edición del certamen más importante del hemisferio sur.

Seguí leyendo: