En San Petersburgo hay muchos brasileños esperando el partido de mañana. Ellos no están, pero está Bélgica, que les ganó bien. El equipo de Tite vino como candidato, pero lo dejó Bélgica en el camino. Y aquí estamos, para el que muchos creemos, en los papeles, el mejor partido de la Copa del Mundo.

En esta ciudad que nos dio la única alegría a los argentinos (aquí la Selección superó 2-1 a Nigeria), se enfrentarán los dos mejores equipos: Francia y Bélgica. Equipos que tienen un poquito de todo: buen arquero, buenas defensas, mediocampos que combinan quite, despliegue y buena tenencia y delanteros que son los mejores del mundo. Por algo están en esta Copa del Mundo.

Muchos dicen que el que gana acá es el campeón. No está mal, pero hay que respetar a Croacia e Inglaterra. Inglaterra, menos cansado, Croacia viene de dos alargues. San Petersburgo espera con ansias la primera semifinal del Mundial.

SEGUÍ LEYENDO: