Con el dólar a 29,50 pesos argentinos, los precios se dispararon aún más para los miles de argentinos que organizaron su viaje al Mundial con la moneda norteamericana a 17. Según un relevamiento de Infobae aquí en Rusia, un padre y un hijo que vean el partido de hoy ante Francia, en Kazán, gastarán unos 7.700 pesos argentinos entre los dos para tener la entrada, comer un pancho y una gaseosa, y llevarse de recuerdo un vaso del partido, el recuerdo más económico que pueden conseguir aquí.

El cálculo está hecho en base a la entrada más barata que puede sacarse para los partidos de octavos de final, llamadas de categoría 3, que cuestan 115 dólares, es decir 3.392,50 pesos argentinos cada una si se toma como referencia un dólar a 29,50.

El precio se encarece a 185 dólares (5.457,50 pesos) para un ticket categoría 2 y trepa a 245 dólares (7.227,50 pesos) para una entrada categoría 3.

Pasándolo en limpio, si el padre y el hijo lo ven desde uno de los mejores sectores del estadio gastarán 14.455 pesos argentinos para presenciar el duelo ante los franceses solamente por las entradas.

Consumir un pancho o una hamburguesa y una gaseosa sale 600 rublos, tal el nombre de la moneda rusa, el equivalente a unos diez dólares ó 295 pesos.

Una gaseosa, un agua mineral o un agua saborizada en un vaso oficial del partido sale 300 rublos, unos 152,50 pesos argentinos. Y una cerveza con ese vaso de recuerdo cuesta 350 rublos, alrededor de 190 pesos.

"Yo ya decidí que me voy a llevar a Buenos Aires solamente los vasos de los partidos. El resto de los productos oficiales está bastante caro", afirma Santiago, un hincha de River que pasea por la peatonal de Kazán con la camiseta de la banda roja.

"Por una bufanda oficial de cada partido te piden como 30 dólares. Yo paso", se queja Silvio, quien dice ser fanático de Independiente. "Somos un grupo de cuatro amigos y estamos parando en una pensión. Vinimos en plan gasolero y tratamos de cuidar cada centavo", agrega.

Quien quiera comer algo un poco más barato en cualquier estadio puede comprar una gaseosa (más el vaso de recuerdo) y unas papas fritas, unos pochoclos dulces o salados, o unos maníes por 450 rublos, unos 7,50 dólares: 221,25 pesos argentinos.

El presupuesto de los hinchas argentinos se encarecerá si el equipo sigue avanzando de ronda: en cuartos de final, los precios de las entradas serán de 175, 255 y 365 dólares; en semifinales, de 285, 480 y 750 dólares; y en la final treparán a 455, 710 y 1100 dólares.

Si se consumara el milagro deportivo de que Argentina llegue a la final, un padre y un hijo tendrían que pagar 26.845 pesos solamente por las dos entradas siempre y cuando sean las menos costosas de todas.