Francisco Javier Puiatti, el hombre que agredió al periodista Gonzalo Bonadeo a la salida del partido que jugaron la Selección e Islandia en el Mundial de Rusia, no podrá ingresar a ningún estadio de fútbol de la Argentina por dos años.

La aplicación de la denominada "restricción de concurrencia administrativa" se comunicó a través de la Disposición 18/2018 de la Disposición Nacional de Espectáculos Futbolísticos, que figura en el Boletín Oficial de este viernes.

"Gonzalo Bonadeo, cumpliendo tareas de cobertura periodística del evento, fue agredido con el impacto de una botella con líquido sobre su espalda, arrojada por un asistente (…), a la vez que profería insultos a viva voz al periodista, quien hizo caso omiso de los agravios, continuando con su labor informativa", relata el texto oficial.

La disposición detalla que tras el episodio Bonadeo se presentó ante las autoridades policiales del Departamento del Ministerio del Interior de Rusia, en Moscú, para denunciar el hecho.

"El denunciante manifiesta en su exposición que conoce la existencia de un grupo telefónico por la red Whatsapp entre los simpatizantes del Club Atlético Vélez Sarsfield, del que Puiatti sería integrante, donde éste manifiesta y se vanagloria en forma insistente y grosera sobre el hecho protagonizado", agrega el texto.

Luego, personal de la seguridad argentina que trabaja en el lugar logró identificar al agresor e intercedió ante las autoridades rusas para cancelar el Fan ID que habilita el ingreso a estadios y, en consecuencia, impedirle su asistencia al resto de los partidos del Mundial.

"Un objetivo prioritario del Ministerio de Seguridad, a través de sus respectivos organismos, es la prevención de los hechos de agresión y violencia en ocasión de espectáculos futbolísticos, resultando necesario disponer las medidas preventivas de restricción de concurrencia administrativa, con el alcance y los contenidos a los fines de cumplimentar con los objetivos trazados en resguardo de la seguridad pública", se lee en los considerandos de la medida.

"Las actuaciones abiertas más las cláusulas del Protocolo firmado con las autoridades de la Federación de Rusia conforman el basamento fáctico y jurídico de la aplicación de la medida que se propicia", concluye el texto.