(AP Photo/Ricardo Mazalan)
(AP Photo/Ricardo Mazalan)

Argentina empató con Islandia en un debut que llenó de dudas a Jorge Sampaoli y por eso el entrenador patea el tablero, cambia de esquema y mete varios cambios para el duelo ante Croacia del próximo jueves. Una vez terminado el partido, gracias a la ayuda de la tecnología y la comparación con el resto de los seleccionados, las falencias del equipo argentino quedaron expuestas.

La tenencia de la pelota siempre fue prioridad para el entrenador y la Selección fue el segundo equipo que más pases dio. Argentina dio 752 toques (7 menos que España) y 673 de ellos llegaron a destino.

El problema fue que el eje del juego fue Javier Mascherano quien dio 141 pases, 133 correctos, pero sólo dos dejaron a un compañero en posición de gol. Además, el 21% fueron hacia adelante, mientras que el resto fueron laterales o hacia atrás.

En comparación, ninguno de los mediocampistas de España, combinado que más y mejor hizo circular la pelota, realizó más de 70 toques, por lo que ninguno de ellos monopolizó el juego.

Un dato que llama la atención es que Argentina fue el equipo que más veces pateó y sólo convirtió un gol. Pero más allá del tanto de Sergio Agüero, sólo siete disparos fueron al arco.

Harto de intentar encontrar sociedades en el mediocampo y de chocar con la defensa rival, Argentina terminó apostando por los centros, a pesar de que Islandia tiene un promedio de altura de 1,85 mts y es una de las más altas del Mundial. El elenco de Sampaoli, el segundo más bajo del certamen (1,78 mts), lanzó 24 centros, más que cualquier otro equipo y sólo el 33% fueron efectivos.

Mapa de calor:

Todo esto habrá sido tenido en cuenta por Sampaoli, quien para el siguiente partido cambiará la estrategia e intentará que la tenencia del balón sea más fructífera.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: