En Brasil 2014 los jugadores alemanes tenían permitido tener sexo con sus esposas
En Brasil 2014 los jugadores alemanes tenían permitido tener sexo con sus esposas

La selección argentina de fútbol, durante su estadía en Rusia, se supone que mantendrá las mismas costumbres en cuanto a alimentación y sexo. Esto último es un gran logro, siempre que sea con su pareja estable y sin excesos.

Por fin se pudo romper con el mito del sexo y el deporte a partir de Sudáfrica 2010, aunque había antecedentes en el mundial de 1986 de México en el que el Dr. Carlos Bilardo autorizó los encuentros sexuales con sus parejas, siempre y cuando el mayor desgaste físico sea de parte de la mujer.

Esto fue reafirmado en el 2010 cuando el Dr. Donato Villani, médico de la selección argentina, dijo que "no hay impedimento para que los futbolistas tengan sexo durante el Mundial", aunque advirtió que "no sería bueno practicarlo a la madrugada con una botella de champagne al lado".

Joachim Löw, entrenador de la selección alemana, encendió la polémica para el Mundial de Rusia 2018 al ordenar que sus jugadores vivan bajo el más absoluto celibato.

Löw prohibió a sus jugadores tener sexo durante el Mundial (AP)
Löw prohibió a sus jugadores tener sexo durante el Mundial (AP)

Lo paradójico de esta situación es que el DT cambió de idea en relación al Mundial anterior, habiendo salido campeón del mundo y permitiendo al
equipo alojar a sus mujeres en el mismo hotel. Algo pasó por su cabeza para haber cambiado tan drásticamente de opinión, esgrimiendo que podría
provocar inconvenientes para el éxito deportivo.

En relación al sexo y el deporte se han tejido infinidades de creencias y mitos que por suerte con el paso del tiempo se están revirtiendo, como se mencionó con la selección argentina. Esto se debe a que hay investigaciones médicas que no solo manifiestan que no baja el rendimiento deportivo -siempre que sea con su pareja estable ya que conocen su intimidad-, sino que, por el contrario, lo mejora debido al aumento de la hormona testosterona, tanto en hombres como en mujeres atletas y saltadoras.

El sexo es algo natural y fisiológico, que produce bienestar físico – psíquico con liberación además de endorfinas llamadas "la hormona de la felicidad". Ambas hormonas producirían una sensación de bienestar, aumento de la autoestima, confianza y fuerza deportiva.

En el fútbol hay quienes están a favor y otros en contra, pero habría que preguntarle al seleccionado de Brasil qué opina.

Gerard Piqué y Shakira
Gerard Piqué y Shakira

Si no, veamos los resultados internacionales:

La testosterona es una hormona sexual predominantemente masculina, con una proporción 10 a 15 veces superior que en la mujer, que es sintetizada a partir del colesterol por las células de Leydig, que se encuentran en el testículo, generando espermatozoides (espermatogénesis) y aportan los caracteres sexuales masculinos (distribución del vello, la voz, desarrollo muscular, etc.). En la mujer, está presente en los ovarios.

Las propiedades de la testosterona son: actúa en el metabolismo proteico, en el crecimiento muscular, aumenta el depósito de la fosfocreatina, aumenta la síntesis de glucógeno muscular, en el crecimiento óseo, estimula la eritropoyesis (glóbulos rojos), motiva y da agresividad, provoca cerramiento del cartílago de conjunción (niños).

Lionel Messi con Antonela Roccuzzo
Lionel Messi con Antonela Roccuzzo

Es una hormona que juega un papel importante en el equilibrio que se produce con el entrenamiento y sus niveles en sangre están más elevados durante la mañana, ya que la liberación se produce durante el sueño o en el entrenamiento. Además, es transportada en sangre por proteínas y se transforma en dihidrotestosterona, que es la forma activa y lista para actuar.

Durante el entrenamiento, a los pocos minutos, la testosterona se eleva lentamente en sangre y alcanza el pico máximo entre los 30 y 40 minutos. Luego, comienza el descenso alrededor de los 90 minutos, momento en que el rendimiento físico disminuye y se debe esperar hasta que se recupere nuevamente los valores de testosterona, que es alrededor de los 40 y 60 minutos, para poder iniciar otra etapa de entrenamiento. De esa forma, se logra que cada etapa aumente los niveles en sangre.

Al comienzo de un entrenamiento es conveniente comenzar con ejercicios dinámicos y poliarticulares.

Antoine Griezmann y su esposa Erika Choperena (Getty)
Antoine Griezmann y su esposa Erika Choperena (Getty)

Hay estudios que han demostrado que ejercicios cortos e intensos producen buenos niveles de testosterona, a diferencia de ejercicios extenuantes y prolongados que bajan significativamente los niveles de la hormona.

El doctor A. Jannini, de la Universidad L' Aquila en Italia, estudió el efecto del sexo ante de las competencias y concluyó que el sexo estimula la producción de testosterona y aumenta la potencia de los atletas.

Otro estudio israelí, encabezado por el doctor Alexander Olshanietzky, investigó antes de los juegos olímpicos de Atlanta 1996 que el rendimiento deportivo de las mujeres estaba directamente vinculado con el número de orgasmos, especialmente en velocistas y saltadoras. Mientras más orgasmos, mayor rendimiento.

El Dr. Juan Sánchez García de España, demostró que no hay diferencias en los dosajes en sangre de testosterona basal entre deportistas y sedentarios, y sí un aumento significativo de la hormona tras la competición.

Cristiano Ronaldo y Georgina Rodriguez (Getty Images)
Cristiano Ronaldo y Georgina Rodriguez (Getty Images)

A la hora de las conclusiones, se puede decir que, más allá de los mitos, está demostrado que la testosterona natural producida por el organismo aumenta en sangre durante el sueño, según el tipo de entrenamiento deportivo. Con las relaciones sexuales -en forma controlada, con pareja estable y la noche previa a la competencia u horas antes- se produce un aumento de las endorfinas (sustancias que producen sensación de bienestar). El desgaste físico se calcula alrededor de 100 a 150 calorías aproximadamente, lo que equivale a subir dos pisos o caminar cuatro cuadras rápido. No implica un agotamiento físico.

Paradójicamente, hay estudios que demuestran que las mujeres, teniendo menos nivel de testosterona, con el orgasmo aumentan dicha hormona e incrementan el rendimiento en velocistas y saltadoras.

En aquel deportista que quiera tener relaciones sexuales con su pareja antes de las competencias deportivas, este acto no tendrá efectos negativos para el rendimiento, todo lo contrario ya que es algo natural y fisiológico.

Lo que no se aconseja son los productos sintéticos (testosterona) como los anabólicos esteroides, considerados drogas prohibidas en el deporte y con efectos adversos importantes.

SEGUÍ LEYENDO: