Lionel Messi, en modo Selección, a lo largo de los años
Lionel Messi, en modo Selección, a lo largo de los años

Si el próximo lunes impera la lógica y Jorge Sampaoli entrega la lista definitiva de 23 jugadores para el Mundial dentro de lo esperado, la Selección argentina estará estrictamente dentro de los parámetros de promedio de edad y renovación de jugadores de potencias como Brasil, Alemania y España.

Si la Argentina tuvo en Brasil 2014 un promedio de edad de 27,08 años, ahora subiría un poco a 28,56, mientras que Brasil, que parecería que renovó mucho su plantel, experimentaría una subida de 27,82 de 2014 a los 28 años exactos para 2018, que pudo ser mayor debido a la lesión que dejó afuera de la competencia a Daniel Alves (35) en el último momento.

Si en Brasil 2014 una selección española que no pasó la primera fase tuvo un promedio de edad de 27,69, ahora bajaría a 27,08 si su entrenador Julen Lopetegui convoca a los jugadores que la mayoría cree; en tanto que Alemania se mantiene con un plantel más joven tanto en el Mundial anterior (24,60) como parecería que en el próximo de Rusia, (26,40), aunque sube un poco la edad.

La formación de Argentina que consiguió la clasificación al Mundial ante Ecuador
La formación de Argentina que consiguió la clasificación al Mundial ante Ecuador

Días pasados, el diario El País de España lanzó un interesante disparador a partir de la edad de los posibles convocados al Mundial, preguntándose si el fútbol argentino se estancó en cuanto a la aparición de jugadores de gran calidad, aunque estos números parecieran indicar que no hay una relación estricta entre la edad y la calidad, y que, en todo caso, pareciera que el eje de la convocatoria de Sampaoli está basada en que el último seleccionado juvenil con éxito y con trabajo exhaustivo fue el de Canadá 2007, el del último título mundial Sub 20 albiceleste.

Hay otros números que corroboran esta afirmación. Si Alemania repetiría nueve jugadores respecto del Mundial de Brasil, cuando salió campeona, España (con un trabajo a largo plazo, igual que Alemania, que lleva más de una década) repetiría ocho, al igual que Argentina. Brasil, en cambio, sólo repetiría seis con Tité, tras el angustioso torneo jugado como local hace cuatro años con Luiz Felipe Scolari (Thiago Silva, Marcelo, Fernandinho, Willian, Paulinho y Neymar).

El problema del estancamiento, entonces, no parece pasar por la aparición de jugadores y las posibles convocatorias de Cristian Pavón, Ricardo Centurión, Manuel Lanzini, Giovani Lo Celso o Paulo Dybala (más la más lejana chance de Lautaro Martínez, por no mencionar a quienes han quedado atrás por distintos motivos de cambios de equipo o lesiones, como Darío Benedetto o Lucas Alario) prueban que el problema no está en los nombres sino en la falta de trabajo en juveniles por una década, debido al desorden institucional y la falta de proyectos.

Sampaoli mismo se ha referido en estos meses a que esta generación de jugadores se caracteriza por tener mucha más calidad en ataque que en defensa, especialmente por los laterales, que no abundan, pero a España le ocurre algo parecido con los delanteros de punta, aunque abunden jugadores en el resto de los puestos. Acaso Alemania sea la selección más equilibrada y que cuenta con abundancia en todos los puestos luego de un trabajo que comenzó al finalizar el Mundial de Francia 1998 y que se profundizó luego del de Japón-Corea 2002.

Para Sampaoli, esta generación tiene más calidad en ataque que en defensa (Foto: AP)
Para Sampaoli, esta generación tiene más calidad en ataque que en defensa (Foto: AP)

En cuanto a los mayores de treinta años de cada plantel, algo que también destaca el artículo de El País, no parece ser sólo un problema de Argentina. Si bien es cierto que en el equipo de Sampaoli en Rusia podría haber hasta 13 jugadores de 30 años o más, hay que tener en cuenta que tres de ellos son arqueros, y que, por ejemplo, Alemania tendría cuatro mayores de treinta (Neuer, Hummels, Khedira y Gómez) y seis jugadores entre los 28 y los 29 años (Boateng, Kroos, Özil, Petersen, Reus y Tomas Müller), mientras que Brasil contaría con nueve jugadores que llegaron o pasaron la tercera década de vida (Cassio, Filipe Luis, Thiago Silva, Miranda, Marcelo, Geromel, Taison, Fernandinho y Renato Augusto).

En el caso de jugadores entre treinta y treinta y cuatro años, hubo una extensión de la edad por la propia evolución del juego y que muchos futbolistas han logrado extender sus carreras por su mayor resistencia y preparación, como es el caso del portugués Cristiano Ronaldo, quien va camino de cumplir los 34 años en febrero próximo.

Cristiano Ronaldo representa a los jugadores que lograron extender sus carreras con su preparación (Foto: Getty)
Cristiano Ronaldo representa a los jugadores que lograron extender sus carreras con su preparación (Foto: Getty)

En cuanto a la discontinuidad del trabajo en los juveniles luego del triunfo en el Mundial Sub 20 de Canadá, puede observarse que muchos de los componentes del actual plantel que seguramente irán a Rusia formaron parte de aquellos equipos de un tiempo exitoso a partir de un proyecto claro desde que en 1995 José Pekerman se hizo cargo del área.

Así es que Wilmar Caballero fue campeón Mundial Sub 20 en 2001, Javier Mascherano participó en el Mundial 2003, Lucas Biglia, Lionel Messi, Sergio Agüero, Ezequiel Garay (quien jugó el Mundial anterior) y Fernando Gago (que participó en este ciclo pero se lesionó), fueron campeones en 2005; mientras que Sergio Romero, Federico Fazio, Gabriel Mercado, Ever Banega, Ángel Di María y (otra vez) Agüero, fueron campeones en 2007, sumados a Alejandro Papu Gómez y Lautaro Acosta, que formaron parte de este ciclo.

Esas generaciones están llegando a su fin, pero no significa que no haya nada atrás, sino que en todo caso, lo que no hubo fue un proyecto de juveniles, y ahora comienza a notarse.