Lionel Messi es, sin dudas, el nombre más importante de esta Copa América. Todos lo miran a él. Las críticas por su nivel regular se hicieron presentes y hasta él mismo aceptó que no estaba pasando por su mejor momento futbolístico. Sin embargo, hay una persona que logró robarle por un buen rato el protagonismo mediático: su hijo Mateo.

El segundo de la "dinastía Messi" estuvo presente en las tribunas del Estadio Maracaná junto con su hermano mayor Thiago, su madre Antonela Roccuzzo y sus abuelos Celia y Jorge. Las cámaras de la transmisión siguieron de cerca sus travesuras y las redes sociales comentaron cada uno de sus movimientos.

El propio capitán de la selección argentina recibió la consulta por parte del cronista enviado por Telefé y se rió de lo hecho por su hijo: "Mucho tiempo libre y se aburre. Se aburre y empieza a hacer cagadas. Pero contento que estén ahí, disfrutando. La verdad que ellos también están disfrutando de esta Copa y más cuando se gana".

Si bien el capitán del equipo argentino no tuvo un buen nivel contra Venezuela en los cuartos de final, fue el gran protagonista en la zona mixta. Explicó por qué decidió cantar el himno y también realizó una fuerte autocrítica en base a su presente en la Copa América: "No está siendo mi mejor Copa América ni la que esperaba, pero son partidos que se dan de esa manera. No se puede jugar mucho, es complicado para nosotros que queremos atacar. A la hora de conducir, eludir a un rival. También se te junta mucha gente en el medio en todos los partidos".

Ya con la mente puesta en lo que será el compromiso de semifinal ante el anfitrión Brasil el próximo martes (desde las 21.30 en el Estadio Mineirao), señaló: "Un partido muy serio, muy complicado. Frente a Brasil que tienen muy buenos jugadores a nivel individual, colectivamente también es muy fuerte. Son los locales. Pero, bueno, disfrutar este día y preparar de la mejor manera ese partido para llegar bien".

Seguí leyendo: