Gallardo, sobre la merma física