“No nos acercamos”: Javier Pinola dio detalles de la “debilidad” de Marcelo Gallardo en el día a día de River

Entre risas, el defensor reveló qué es lo que el entrenador del Millonario cuida con celo dentro del vestuario

Uno de los "vicios" más reconocidos del entrenador de River Plate
Uno de los "vicios" más reconocidos del entrenador de River Plate

Marcelo Gallardo es de los entrenadores más relevantes de la actualidad. Como toda persona que vive los partidos al máximo, la tensión que existe mientras juega su equipo es difícil de manejar. Pero si hay algo que los hinchas de River ya conocen del Muñeco es el vasito de gomitas azucaradas que siempre tiene a disposición en algún rincón del banco de suplentes.

Los integrantes del plantel saben que las golosinas son sagradas para el director técnico y hasta Javier Pinola reveló su importancia en charla con Mauro Palacios en Vos SOS River (La Radio en línea). “Tenemos para nosotros. No para comerlas durante partido, pero más que nada están para el vestuario. Cada uno tiene la posibilidad de comerlas porque es azúcar. Pero al vaso de gomitas de Gallardo no nos acercamos, ese es suyo”, contó sobre la intimidad del plantel.

Además, el defensor central, que se recupera de una fractura en el antebrazo derecho, reveló que también es amante de los dulces. “De chico me comía todo el paquete, son riquísimas. Yo dejé de comer golosinas desde hace un tiempo, pero ese es su vaso”, confesó.

El Muñeco con su fiel vaso lleno de gomitas (@fotobairesarg)
El Muñeco con su fiel vaso lleno de gomitas (@fotobairesarg)

Según contó el periodista Diego Borinsky en uno de los libros dedicados a la vida de Marcelo Gallardo, el frasco lleno de golosinas que Napoleón atesora en su oficina personal se lo regaló la Comisión de Mujeres de River cuando se enteró que el DT era fanático de las gomitas. De ahí en más, cada vez que el Millonario disputa un partido, en algún momento del encuentro se ve al entrenador con un vasito blanco en la mano.

Por otro lado, Javier Pinola dio detalles sobre su recuperación. “Entré en la semana seis y son tres meses para que uno pueda volver a jugar. Cuando pasó el estado de shock por el dolor ya pensaba en recuperarme. No me frenó una fractura de tibia, mucho menos esto. Que llegue cuando llegue el clásico y espero estar disponible porque son los partidos en los que siempre uno quiere estar”, admitió, apuntando a estar listo para enfrentar a Boca por Copa Argentina.

Para cerrar, explicó que por ahora nadie del club le habló para un futuro vinculado a la institución cuando decida finalizar su carrera: “Nadie habló conmigo sobre el tema de seguir trabajando en River una vez de que deje de ser jugador. Si se da, me gusta la idea de ayudar y de marcar ciertas cosas para que los chicos sepan resolver, desde mi óptica y desde la idea que se maneje desde arriba. Una va aprendiendo y va preguntando. Pero hoy me siento uno más porque tengo cosas para dar”.

SEGUIR LEYENDO: