Escándalo en la salida del plantel de Gimnasia de La Bombonera

Mientras que en la Bombonera, los futbolistas de Boca celebraban con los hinchas el título de la Superliga que le arrebató a River, el plantel de Gimnasia esperaba en el micro para partir, pero no recibía la autorización para desandar el camino hacia La Plata. Allí, según la versión de la delegación del Lobo, los futbolistas recibieron una respuesta agresiva por parte de los responsables del operativo. “Le dijimos a un policía que nos queríamos ir, que la fiesta no era nuestra, y nos contestó ‘chúpenla, se van a quedar 40 minutos más acá’”, subrayó Jorge Broun, el arquero del Tripero. En consecuencia, algunos jugadores y miembros de la comitiva bajaron del vehículo, hubo forcejeos, y las autoridades reprimieron con gas pimienta. Como saldo, quedaron algunos lastimados, entre ellos, Maxi Pomargo, mano derecha de Maradona, quien terminó con los ojos muy irritados por el gas. ¿Y Diego? Lo sacaron apenas finalizado el partido, previendo alguna situación incómoda.

Desde el entorno del Diez aseguran que ya se habían dado algunas situaciones anómalas en la previa. Cuando llegó el micro, le habían pedido a la seguridad acercar lo más posible el bus a las puertas del vestuario por la dificultad del entrenador, de 59 años, para caminar. Pero recibieron una negativa. Eso habría generado el gesto adusto de Diego al ingresar al césped de la Bombonera para el homenaje, pero las ovaciones lo transformaron rápidamente.

A la salida, se dio la situación descripta. Incluso, acusan a uno de los policías de gritarles a los jugadores “ahora vayan a llorar con Cristina” en el clímax de la pelea, en la que hubo golpes de puño y el citado gas pimienta. “Estamos todos bien, más allá de lo que pasó”, buscó llevar tranquilidad Broun, según citó TyC Sports.

Ya en el vestuario, finalizado el partido, hubo otra actitud que había generado fastidio en Gimnasia. “Tuvimos que esperar 10 minutos porque el médico del doping estaba festejando”, reclamó Lucas Licht.

Maxi Pomargo, mano derecha de Maradona, afectado por el gas pimienta a la salida
Maxi Pomargo, mano derecha de Maradona, afectado por el gas pimienta a la salida

Ante toda esta situación, Maradona apenas si dejó dos o tres frases en el campo de juego. Allí, destacó la jerarquía de boca y le adjudicó a eso la diferencia en el desarrollo. Y absorto en la realidad de Gimnasia, ante la noticia, repreguntó: “¿Salió campeón Boca?”.

SEGUÍ LEYENDO: