La increíble transformación de Daniele de Rossi

Tras su corta experiencia en Boca, donde estuvo poco más de seis meses (aunque continuará vinculado como embajador de los colores del club en Europa), Daniele De Rossi, de 36 años, volvió a Italia. Y si bien se encuentra virtualmente retirado, se mantiene en forma física, tal vez esperando algún guiño de algún club (la dirigencia del Venezia habló de tentarlo). Mientras tanto, el fin de semana se dio el gusto de transformarse en un anónimo para vivir cono un tifosi más el clásico entre Roma (el club cuya camiseta defendió por 18 años, desde 2001 hasta mediados de 2019) y Lazio, en el estadio Olímpico de la capital italiana. ¿Cómo hizo para pasar inadvertido entre los fanáticos? He ahí la cuestión.

El mediocampista central, campeón del mundo con la selección italiana en el Mundial de Alemania 2006, se entregó a las manos de una reconocida maquilladora y se camufló de un modo sorprendente. “Vive su sueño y va a ver el derbi entre los fanáticos de la Curva Sur”, fue titulado el video de la transformación, que rápidamente se transformó en viral. Con anteojos, pelo largo entre rubio y con canas, barba, bigotes, anteojos y una gorra de lana con el escudo de la Loba, De Rossi se mezcló entre los aficionados, alzó la bandera, alentó y nadie advirtió que se trataba del gran ídolo de la institución.

Ante la presencia de un extraño De Rossi, la Roma igualó 1-1 ante la Lazio, por la fecha 21 de la Serie A de Italia. Edin Dzeko anotó el gol para el dueño de casa, mientras que Acerbi (tras un insólito error del arquero Paul López) anotó el empate; todas las emociones se dieron durante la primera etapa. Ambas escuadras se encuentran entre las primeras ubicaciones del Calcio. Lazio aparece tercero en la tabla de posiciones con 46 unidades, a cinco del líder Juventus. Y la Loba surge en cuarto lugar, con 39.

De Rossi, como un tifosi más. Y el final de su metamorfosis
De Rossi, como un tifosi más. Y el final de su metamorfosis

El pasado 6 de enero, De Rossi confirmó su salida de Boca Juniors, luego de haber iniciado la pretemporada bajo la tutela del nuevo entrenador, Miguel Ángel Russo. “Me despido de Boca y del fútbol, es una decisión definitiva”, dijo, con total seguridad en el complejo Pedro Pompilio, acompañado por el presidente de la institución, Jorge Amor Ameal. El experimentado futbolista sostuvo que el regreso a su país se vinculó con que pretende estar más cerca de su hija, no deseaba estar a 14 horas de avión de distancia de ella. De ahí la rescisión del contrato que lo unía con el Xeneize hasta junio de 2020. Pero la pasión por el fútbol lo puede. Y la disfruta... Aunque sea disfrazado.

SEGUÍ LEYENDO: