VIDEO: FUROR POR LOS TATUAJES DE MARADONA EN LA PLATA

Es sábado a la tarde, una esquina en pleno centro de La Plata, y los dos pisos del local "Irezumi Tatoo" están atestados de clientes. Emiliano Puertas, uno de los dueños, prepara las camillas y los bocetos de dos tatuajes. Sus empleados acondicionan los materiales. "Ya están por llegar los maradonianos", dice, con voz suave, sentado con su cuerpo pequeño en la planta alta.

Experto en el estilo japonés, y acostumbrado a trabajar con todo tipo de perfomances según la búsqueda de cada persona, nunca creyó que el
boom de la llegada de Diego Armando Maradona a Gimnasia iba a cambiarle la rutina. Hasta que, con el arribo del astro, empezaron a llegar consultas, pedidos, reservas: hoy, de dos tatuajes que hace en el local, uno tiene que ver con la presencia de uno de los mejores jugadores de todos los tiempos en la ciudad.

El tatuador, en plena acción
El tatuador, en plena acción

"La locura por el Diego me invadió el local. Muchos hicieron cola para llegar con su tatuaje antes del debut. Y hablo con colegas y también les pasa lo mismo. No damos abasto. Nos piden desde retratos hasta cosas más pequeñas como firmas o las iniciales de DT. Y después todo tipo de variantes, como un dibujo del gol a los ingleses con un barrilete cósmico del Lobo", cuenta Puertas, que tiene 42 años y tatúa desde los 20.

Quien sube las escaleras del local es Lautaro Sossi, un joven de 31 años que es fanático de Gimnasia. A su lado se ubica Jimmy, un colaborador de Emi Puertas. El boceto del barrilete cósmico está a punto de completarse y Lautaro se arremanga el pantalón y se pone boca abajo en la camilla.

El barrilete cósmico, en versión tatuaje
El barrilete cósmico, en versión tatuaje

"Me lo voy a hacer en el gemelo. En la zurda, como corresponde –dice Lautaro, con una sonrisa y los brazos en jarra-. Elegí el gol a los ingleses porque es la mejor jugada de todos los tiempos. Lo fuimos craneando con Emi y lo que quedó es el recorrido de la jugada, desde el mediocampo hasta el área, y cada jugador inglés gambeteado está estampado con una estrella. El final del tatuaje es un barrilete cósmico con los colores de Gimnasia, azul y blanco".

Han pasado varias semanas de la llegada de Maradona y los hinchas del Tripero aún no salen del asombro. Poco importa haber perdido en el estreno contra Racing o que el entrenador falte a un entrenamiento por sus problemas de rodilla. Lautaro siente, como el hincha promedio de Gimnasia, que ver a Maradona sentado en el banco es una especie de sueño hecho realidad. Jamás se le cruzó por la cabeza que su máximo ídolo podía llegar a ser técnico del equipo que es fanático.

Los bocetos, listos para pasar a la piel
Los bocetos, listos para pasar a la piel

"Es la mejor conjunción del mundo, todavía no caigo. Nosotros no somos resultadistas, somos de la escuela de la pasión y el amor. El Diego siempre fue pueblo, y nos identificamos con eso. Que venga a La Plata es un orgullo como hincha, porque eligió un lugar que es el más popular de la ciudad", dice Lautaro, que trabaja como fabricante de cerveza artesanal y tiene otros tatuajes en su cuerpo, como las iniciales de Patricio Rey y los Redonditos de Ricota. Y agrega: "Hace rato que quería tatuarme el escudo de Gimnasia, pero esto de Diego cambió todo. ¿Y cuándo me lo iba a hacer si no es ahora?".

Mientras prepara las agujas para el tatuaje, Emi Puertas cuenta que su primo está yendo todos los días a Estancia Chica –el predio donde entrena Gimnasia- para que Maradona le firme el brazo. Una suerte de peregrinaje guiado por la mística deportiva. "No va a frenar hasta que lo consiga. Y una vez que tenga la firma se viene rápido al local para que se lo tatúe. Ya pactamos eso", agrega.

En "Irezumi Tatoo" se escucha música electrónica, la iluminación es de un blanco intenso y la gente va y viene. Ya pasó el furor del estreno como técnico de Maradona. Pero la demanda de tatuajes del Diez sigue picando en punta. De pronto en el local aparece un joven, flaco y alto, con una remera gris que reza "DM22": el número es la denominación de la hinchada del Lobo. Muestra una pierna: hace dos años se tatuó al Diego a lo Superman, con capa y el puño apretado en el vuelo. Se lo hizo con otro tatuador, Gustavo Magaldi. Ahora, dice, quiere tatuarse la otra pierna con una imagen que seleccionó en estos días y exhibe desde su celular.

De cada dos tatuajes en el local, uno tiene relación con el boom Maradona
De cada dos tatuajes en el local, uno tiene relación con el boom Maradona

"Es una combinación entre una foto que salió de la presentación del Diez en nuestra cancha, con gorra blanca y la pelota en una de sus manos, y a eso le agregué el escudo del Lobo de fondo y la fecha de la presentación abajo –explica el joven, de nombre Lautaro Silvi-. Estamos emocionados, el más grande del mundo está en nuestro templo. Sabemos que estamos muy complicados con el descenso y no le vamos a pedir que nos salve. Verlo ahí con nosotros es algo que no se va a olvidar nunca más".

Cada cual parece diseñar un modelo sui generis. Los tatuajes de Maradona se hacen, en su mayoría, en las piernas, preferentemente en la izquierda como homenaje directo al campeón del mundo de 1986. Otro de los chicos que espera su turno es Juan Cruz Navarro, de 22 años. Cuando en el local esperaban un relato más de un hincha de Gimnasia, sorprendió a propios y extraños: Juan Cruz es fanático de Estudiantes. Y, sin embargo, eligió este momento para tatuarse a Maradona: seleccionó su imagen del pecho en alto, mirando el cielo y cantando el himno, con la firma debajo.

Un hincha de Estudiantes también le rinde tributo al Diez (Foto: Gastón Taylor)
Un hincha de Estudiantes también le rinde tributo al Diez (Foto: Gastón Taylor)

"Para nosotros también es un impacto la llegada de semejante ídolo a La Plata –dice, sin medias tintas-. Incluso hay gente de Estudiantes que se hizo socia de Gimnasia para ver a Maradona en la cancha".

Para Navarro, que es hijo de un ex jugador profesional de Estudiantes, la rivalidad se hace un lado cuando hay un ídolo en el medio. "Mi primer tatuaje fue a los 14 años y me hice un león, por el Pincha. Pero ahora el fenómeno de Maradona nos atravesó a todos. Es también un homenaje que le hago a mi viejo, que siempre tuvo al Diego allá arriba, y no hay que olvidar la relación que tiene Maradona con Estudiantes, desde Bilardo a cuando no hace mucho fue al Country de City Bell a tratar su sobrepeso", dice, y a pocos metros hinchas de Gimnasia lo observan con cierta curiosidad.

A Navarro, que es músico y trabaja como emprendedor, no le pesa lo que puedan decir hinchas de Estudiantes que quieren que a su rival le vaya mal con Maradona. "Tengo expectativas para cuando sea el clásico, porque va a explotar la ciudad. Además de hincha de Estudiantes, soy hincha del fútbol", enfatiza, mientras se pasa la mano por la barba.

Por la permanente cantidad de consultas, Emiliano Puertas anuncia que sacaron promociones del 20 por ciento de descuento para los hinchas de Gimnasia y Esgrima La Plata que son socios del club. Y revisa por enésima vez su celular, atestado de mensajes con pedidos de Maradona. Entonces las agujas vuelven a sonar en la planta alta del local, se huele a productos químicos y la fiebre maradoniana no parece conocer de fronteras ni nadie es capaz de detenerla.

"Hay muchos que ya tenían un tatuaje de Maradona en su cuerpo –enfatiza Puertas- y ahora quieren agregarse algo referido al club, como la insignia ´DM 22´ o el número 10 en azul y blanco. Los pedidos se acrecentaron en la última semana y ya tengo los turnos completos para este mes. Creo que es un fenómeno que va a seguir contagiando de locura, porque el triperío está de fiesta y es un lindo recuerdo el de grabarse el paso de un ídolo mundial con su club de toda la vida. Es algo increíble, porque desde que hago tatuajes siempre hubo una demanda constante del tatuaje de Maradona, o de los hinchas que se tatúan sus escudos, pero esto revolucionó todo".

SEGUÍ LEYENDO: