Este miércoles, el Olympique de Marsella consiguió su primer triunfo en la Ligue 1 al imponerse por 2 a 1 ante el Niza en condición de visitante, en el duelo correspondiente a la tercera jornada.

El partido se abrió a los 31 minutos gracias a Darío Benedetto, quien improvisó una pirueta en el área para capturar de derecha un balón que, tras un desvío en el brasileño Dante, se clavó en el primer palo. El "Pipa" venía de fallar un penal ante el Nantes la fecha pasada y había sido criticado hasta por su propio entrenador, André Villas-Boas. Ahora, tuvo entonces su revancha.

El argentino se retiró a los 35 minutos del segundo tiempo, cuando el marcador ya estaba 2 a 1 en favor de su equipo, luego de que Cyprien igualase el cotejo y Payet, de penal, vuelva a ponerlo en ventaja.

El partido vivió además un momento único cuando fue interrumpido brevemente por pancartas y cánticos de carácter considerado homófobo, en un contexto de lucha contra ese tipo de comportamientos en las gradas. El encuentro se reanudó unos diez minutos más tarde.

Benedetto marcó el 1 a 0 ante el Niza (AFP)
Benedetto marcó el 1 a 0 ante el Niza (AFP)

El árbitro Clément Turpin detuvo el duelo en el minuto 28, después de varios avisos realizados por megafonía. A partir del minuto 17, los ultras de la Populaire Sud (ex Brigade Sur) comenzaron a entonar cánticos homófobos contra el Marsella ("Los marselleses son maricones") y otros contra la Liga de Fútbol Profesional francesa (LFP).

En el minuto 25, el árbitro paró el partido y habló con los dos capitanes, Dante (Niza) y Steve Mandanda (Marsella). En la grada se desplegaron tres pancartas con contenido referente a la homosexualidad.

"No se van a parar todos los partidos porque haya idiotas", lamentó por su parte el mediocampista del Niza Wylan Cyprien en declaraciones a la televisión Canal Plus.

En la próxima jornada, el Olympique de Marsella se enfrentará en condición del local ante el Saint Etienne, en búsqueda de su segundo triunfo consecutivo.

Seguí leyendo:

Con información de AFP