El “Tata” Martino con la Copa de Oro en sus manos (Foto TIMOTHY A. CLARY / AFP)
El “Tata” Martino con la Copa de Oro en sus manos (Foto TIMOTHY A. CLARY / AFP)

La vara en la Selección había quedado alta con el subcampeonato mundial obtenido por Alejandro Sabella. Su reemplazante fue Gerardo Martino, quien encontró cierto nivel de fútbol y condujo al equipo a dos finales de Copa América. En vísperas de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, pegó el portazo por los desmanejos y acefalía total en la AFA. Fue un momento caótico para el fútbol nacional y lamentado por muchos hasta hoy.

Norberto Scoponi, colaborador del Tata en la selección mexicana que ganó la Copa de Oro de la Concacaf hace algunos días, es uno de ellos: "Desperdiciaron a un técnico importantísimo que siempre fue creciendo. No le dieron el lugar que merecía, no supieron aprovechar su capacidad".

El Gringo, quien fue compañero de Martino en Newell's y defendió como arquero a la Albiceleste en la Copa América 93 (campeón) y el Mundial de Estados Unidos 94, agregó: "Es típico del argentino, no valorar lo que se tiene y, cuando no está más, pedirlo".

Scoponi fue convocado por Martino para colaborar con la selección mexicana
Scoponi fue convocado por Martino para colaborar con la selección mexicana

El rosarino de 58 años se instaló en suelo azteca desde hace 24 años, cuando fue transferido desde la Lepra al Cruz Azul (con un período en Independiente en medio). A pesar de haber mantenido contacto permanente con Martino, es la primera vez que trabaja junto a él: "Su visión dentro del campo de juego es la que tenía cuando era jugador. La facilidad de palabra ante el grupo y el convencimiento que tiene con el jugador es lo fundamental".

Scoponi asegura que su amistad lo obliga a tener más responsabilidades que licencias y deslizó que es muy difícil en pensar hoy por hoy en el regreso del Tata a Argentina. "Hay que tener un proyecto y definir si van a seguir Scaloni y Menotti que, si está, debe tener la posibilidad de que decida qué es lo mejor para la Selección", ahondó en diálogo con Super Deportivo de Radio Villa Trinidad.

En Newell's, el ex golero trabajó bajo la tutela de un joven Marcelo Bielsa, de quien brindó algunos conceptos: "Fue un entrenador que iba aprendiendo con nosotros. Él venía de inferiores y se encontró con un grupo muy dócil. Hacía entrenamientos largos, tirábamos 100 pelotas paradas, la disciplina del jugador era importantísima y pedía muchísima concentración. Recuerdo que hablaba mucho con Gerardo, Berizzo, Franco y Pochettino, que era más chico".

Por último, compartió su deseo de volver al Rojinegro en algún momento: "Me gustaría hacerlo de auxiliar, técnico o lo que sea. Siempre fue una espina clavada ayudar a la institución".

SEGUÍ LEYENDO