El festejo de Cruzeiro durante su triunfo ante Huracán en el Tomás A. Ducó. Hoy, el club vive una pesadilla (Foto: REUTERS/Agustin Marcarian)
El festejo de Cruzeiro durante su triunfo ante Huracán en el Tomás A. Ducó. Hoy, el club vive una pesadilla (Foto: REUTERS/Agustin Marcarian)

Mientras River continúa con su preparación en Estados Unidos, enfocado en el duelo de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores del 23 de julio ante Cruzeiro en el Monumental, su rival se desangra en un escándalo de proporciones. El club de Belo Horizonte se vio afectado por una serie de allanamientos realizados por la división especializada en investigación de fraude de la Policía Civil local: además de las instalaciones de la institución, también los oficiales también se apersonaron en los domicilios del presidente, el vice y otras autoridades.

¿De qué acusan a Cruzeiro? De irregularidades en la venta de un porcentaje del pase de Messinho, la máxima promesa de su cantera, de apenas 11 años; una maniobra prohibida tanto por la Confederación Brasileña de Fútbol como por la FIFA.

El escándalo tuvo raíz en una investigación de Red Globo: la venta se habría llevado a cabo en abril: el empresario Cristian Machado, inhabilitado por la CBF, se habría hecho del 20% de los derechos económicos del niño a cambio de 500.000 dólares. En la transacción, además, se habrían incluido porciones de los pases de otros futbolistas.

Además de la investigación policial, la situación podría tener consecuencias en diferentes frentes para el Cruzeiro. Es que por la maniobra sería sancionado con quita de puntos, hecho que agrava la situación del equipo de Mano Menezes (ex entrenador de la Canarinha) en la tabla del Brasileirao: se encuentra en el escalón 18, apenas dos por encima del fondo del listado. En consecuencia, su situación con el descenso pasaría a ser muy grave.

Así juega Messinho, la joven promesa que disparó el conflicto

Además, el escándalo generó un sismo a nivel dirigencial. El 5 de agosto fue convocado un Consejo Fiscal para analizar la remoción de Wagner Antonio Pires de Sá, el presidente del club.

Ajeno a los problemas de su adversario (que obtuvo el Grupo B de la Copa, que compartió con Huracán, Emelec y Deportivo Lara), el River de Gallardo espera enmarcado en otro contexto. Viene de ganar con contundencia los dos amistosos de pretemporada que disputó (5-1 a Chivas de Guadalajara y 2-0 al América de México) y apuesta a dar otro paso en la defensa del título en la Libertadores.

SEGUÍ LEYENDO: