Corría el segundo tiempo del duelo entre el San Isidro Club y Alumni, flamante campeón del rugby de Buenos Aires en 2018. Por la primera fecha del URBA Top 12, ambos equipos se enfrentaron en la cancha del SIC. Pero hubo un hecho que paralizó el corazón de todos los presentes. Y no fue la victoria de los locales 27-15.

Ignacio García Peret, jugador de los locales, había ingresado como suplente hacía unos minutos, cuando intentó buscar la pelota y se cruzó con Mariano Romanini, de la visita. Segundos después del encontronazo, ambos se levantaron. Pero el "Oso", como lo llaman sus amigos, sintió algo extraño en su cabeza.

"La verdad es que fui a limpiar el ruck, con la mala suerte de golpearme con su cabeza. Enseguida me toqué y sentí abierto. Ahí me levanté y dije 'esto no va más'. Me vuelvo a tocar y era una línea eterna", le contó García Peret a Infobae.

"Me fui caminando para afuera directo. Sentía que se me abría la cabeza y me la sostenía. Por suerte, aparecieron rápido los médicos, que me tranquilizaron y me acompañaron caminando hasta la ambulancia", explicó el jugador del San Isidro Club, que fue trasladado al Sanatorio Las Lomas, donde recibió los primeros cuidados médicos.

Así quedó la cabeza de García Peret después del choque contra un jugador de Alumni
Así quedó la cabeza de García Peret después del choque contra un jugador de Alumni

"Llegué y me hicieron primero la tomografía. Después me cosió el cirujano que ya es conocido…", reconoció el cordobés que inició su carrera como rugbier en el club Tala.

García Peret tuvo que recibir 74 puntos de sutura en la cabeza. Para prepararle la zona, tuvieron que realizar las curaciones necesarias y afeitar parte del cuero cabelludo. ¿Cómo sigue su recuperación?

"El miércoles tengo turno con el cirujano. Seguramente me va a dar los pasos a seguir, pero por ahora tengo reposo hasta que me saquen los puntos, que será en 15 días, aproximadamente", relató Ignacio, que ya está pensando en volver a las canchas.

Hace tres años que se fue de Córdoba para vivir en Buenos Aires porque decidió continuar su carrera de piloto comercial por las facilidades de estar en Capital Federal.

Mientras suma horas de vuelo (sacó la licencia a fines de 2018), García Peret tiene un trabajo administrativo en una empresa relacionada a la construcción.

El jugador del SIC comenzó su carrera como jugador de rugby en el club Tala, de Córdoba.
El jugador del SIC comenzó su carrera como jugador de rugby en el club Tala, de Córdoba.

"Me recibieron excelente en el club, con las puertas abiertas. Es una gran institución y aún más lo confirmé con esto que paso. Fueron muy atentos, todos se preocuparon por mi salud y me dieron su apoyo", dijo.

Ansioso, esperando su regreso al SIC, le mandó un saludo a Romanini, el otro integrante del choque de cabezas. "Por suerte estamos bien. Es más, es amigo Mariano, así que por suerte fue contra él", relató.

Aunque a los médicos todavía les cueste creer que el "Oso" no perdió el conocimiento, en su cabeza quedó una marca que nunca olvidará. Una que se suma a otros tantos golpes sufridos en su carrera.

"Tuve una operación de peroné por fractura con desplazamiento cuando tenía 17 años. Soy re Frankenstein style, lleno de cicatrices voy a terminar", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO