En el empate 0-0 entre Lyon y Barcelona, por el partido de ida de octavos de final de la Champions League, le aportó una nueva marca a Lionel Messi: se incorporó al selecto grupo de los 10 futbolistas que más encuentros disputaron por el certamen más competitivo de Europa. Con el duelo en Francia, el astro rosarino, de 31 años, totaliza 130 presencias e igualó en la décima posición al inglés Paul Scholes. Más allá del orgullo que le habrá producido otro récord en su haber, el capitán del Blaugrana no exhibió su mejor nivel y no logró propiciar el triunfo de su equipo para encaminar la serie.

El primero en la nómina es Iker Casillas, que está disputando la actual edición de la Champions League, con el Porto. El arquero suma 178 encuentros. Luego aparece otro contemporáneo, Cristiano Ronaldo (Juventus), con 162. Los siguen Xavi Hernández (157), Ryan Giggs (151), Raúl González (144), Paolo Maldini (139), Andrés Iniesta (132) y Clarence Seedorf (131).

En el partido en el que consiguió la marca, Messi y todo Barcelona presentaron una versión discreta, más allá de que de todos modos el conjunto de Ernesto Valverde contó con oportunidades para retirarse con una victoria de Lyon.

La Pulga tuvo la primera chance del partido mediante un tiro libre en el borde del área, que ejecutó con sutileza, pero se fue por encima del travesaño. Sobre el final del cruce, tuvo otra posibilidad similar, pero su intento primero dio en la barrera y, tras el rebote, su segundo remate se encontró con el rechazo de un adversario.

A 14 minutos del final del encuentro, el atacante pisó el área apareado por un defensor y, cuando se dispuso a patear con el arquero saliendo a bloquearlo, el zaguero logró frenar el intento, y lo forzó a dar un rodeo y enviar el centro, que derivó en Jordi Alba, quien sacó un zurdazo que tampoco le acertó al arco.

Más activo sobre el final, Messi asistió a Sergi Roberto a los 85′ mediante un centro atrás, pero el portero Anthony Lopes impidió la conquista. 60 segundos después, el delantero argentino tomó el balón, buscó abrirse camino con la zurda y volvió a probar, pero el remate, que se marchaba por línea de meta, fue desviado infructuosamente por Luis Suárez.

El último fin de semana, por la Liga de España, Messi anotó, de penal, el gol de la victoria ante el Valladolid (también falló un remate desde los 12 pasos). En Francia, su magia no brotó, aunque desde los números recibió una nueva satisfacción.

SEGUÍ LEYENDO: