Independiente venció a Unión de Santa Fe por 2-1 en el Libertadores de América y así logró su primer triunfo oficial del 2019. Sin embargo, no todas fueron buenas para Pablo Pérez, que fue amonestado, mantuvo un duro cruce con el árbitro Germán Delfino y se enojó al ser reemplazado en el segundo tiempo.

Iban 19 minutos del primer tiempo cuando el ex mediocampista de Boca cometió una dura falta contra Augusto Lotti y vio la tarjeta amarilla que lo condicionaba de cara al resto del encuentro. Ofuscado, se quedó mirando fijo a Delfino.

Luego, Pérez se retiró unos metros, pero no se olvidó de su enojo con el árbitro. "Acá te hacés el vivo, afuera no", le gritó en varias ocasiones al referí con el cual ya había tenido algunos roces durante su paso por "El Xeneize".

La bronca del jugador no terminó ahí: a los 20 minutos del segundo tiempo, cuando fue reemplazado por Fernando Gaibor, pateó el banco de suplentes, dejando en claro que su intención era seguir en la cancha.

Finalmente, el cambio de Ariel Holan rindió sus frutos ya que el ecuatoriano se hizo cargo del penal con el que Independiente se quedó con la victoria.

SEGUÍ LEYENDO: