Por Carlos A. Ilardo

Esta es una crónica de otro siglo; se trata de la historia de un hombre que desafió los límites de la naturaleza humana para eludir las fronteras del infierno. Acaso porque algunos oídos recogen los gritos de auxilio que da el silencio, el 25 de enero de 1947, el ajedrecista argentino de origen polaco Miguel Najdorf intentó que su destreza deportiva se convirtiera en una noticia capaz de atravesar cielos y mares, con la esperanza de llegar hasta algún familiar sobreviviente del holocausto. Sus parientes habían sido arrancados del gueto de Varsovia, y llevados a los campos de concentración de Treblinka y Auschwitz.

Sin llanto ni remordimientos, Najdorf se había despedido de su familia en agosto de 1939 cuando fue elegido representante de su país para la Copa de Naciones de ajedrez, una especie de Mundial de seleccionados, que se disputó en el Teatro Politeama en Buenos Aires, con la presencia de 27 equipos. El 1 de septiembre, el estallido de la Segunda Guerra Mundial tomó por sorpresas a jugadores y organizadores; sólo el equipo inglés se atrevió a abandonar la competencia y regresar de inmediato a Europa. Al finalizar el certamen muchos ajedrecistas se fueron en la búsqueda de nuevos refugios en el Continente; intercambiando figuritas de sus angustias y llorando juntos sus miedos, alrededor de veinte se quedaron en la Argentina, entre ellos Miguel Najdorf.

Gracias al accionar de la Cruz Roja durante algo más de un año pudo entablar correspondencia con sus familiares más íntimos, pero cuando los nazis pusieron en marcha "la solución final", con el exterminio del gueto de Varsovia, la comunicación fue sólo de ida. Recién en 1946 Najdorf reunió el dinero para viajar a Europa y ser testigo de los horrores y espantos de la Guerra. Fue entonces cuando pergeñó su plan, el de lanzar una señal de vida hacia cualesquiera de sus 300 familiares judíos-polacos, incluyendo a su padres (Gdalik y Raissa), hermanos (Josek, Salek, Merik e Iacha), esposa (Genia) y su hija de 3 años (Lusia), para que descubrieran que del otro lado de la Tierra un alma gemela había gambeteado el infierno de la Guerra
.
Por eso, un día como hoy hace 72 años, junto a la celebración del 393° aniversario de la fundación de la ciudad de San Pablo (Brasil), la Federación Paulista de Ajedrez, con el auspicio del diario "A Gazeta" aceptaron la propuesta del viejo Miguel Najdorf y organizaron el evento con trascendencia mundial. Elevar la plusmarca hasta un límite casi inhumano. Llevar a cabo una exhibición simultánea de ajedrez frente a 45 rivales, sin tener contacto visual alguno con sus adversarios, ni con el tablero ni las piezas. Sólo a través de la voz.

El ajedrez a la ciegas, memorizando la posición de cada uno de los escaques (casillas) y trebejos (piezas), es una de las pruebas más sorprendentes del poder de la mente de un gran maestro, y que causa mayor asombro entre los aficionados e inexpertos de este juego.
Este tipo de exhibiciones, que son parte del historial del milenario juego, se las conoce desde los tiempos de la Edad Media. En el siglo IX, el árabe Said bin Jubair inauguró esta modalidad (jugando de espaldas al tablero y dictando sus movimientos) ante dos adversarios. En 1575, el fray Ruy López de Segura, considerado el primer campeón mundial oficioso, brindaba este tipo de shows ante los asombrados ojos del Rey Felipe II, otro gran aficionado al ajedrez.

Miguel Najdorf frente al gran maestro alemán -y papirologista- Robert Hübner, muchos años después del desafío a la ciega en Brasil.
Miguel Najdorf frente al gran maestro alemán -y papirologista- Robert Hübner, muchos años después del desafío a la ciega en Brasil.

En el siglo XX las exhibiciones despertaron mayor interés y fueron mejor retribuidas; varios ajedrecistas competían por el ego de la mente más poderosa. Y aunque en la Unión Soviética se desaconsejó su uso por insana -Garry Kasparov nunca dio exhibiciones de ajedrez a la ciega- varios desoyeron el consejo. Fue el belga George Koltanowsky el que puso la vara más alta, en 1937 en Irlanda desafió a 34 rivales a la ciega y estableció el nuevo récord.

La intención de que su acción trascendiera las fronteras ya estaba instalada en la mente de Miguel Najdorf desde hacía tiempo. En 1943, en Rosario, en los salones del Círculo de Obreros, había logrado superar la plusmarca de Koltanowsky, cuando al cabo de 17 horas de juego se había enfrentado a 40 rivales a la ciega, con 36 triunfos, 1 empate y 3 derrotas. Pero la ausencia de un veedor oficial dio lugar a la protesta y pedido de anulación presentado por el belga ante la federación internacional de ajedrez (FIDE, según sus siglas francesas).

Por eso, ahora en Brasil nada quedaría librado al azar; la organización, a cargo de Américo Porto Alegre, presidente de la federación de ajedrez local, se encargó de las invitaciones a los veedores y de la contratación de árbitros, asistentes y varios colegas ajedrecistas –entre ellos, Erich Eliskases y Ludwig Engels integrantes del equipo alemán que habían llegado a Buenos Aires en 1939, y otros como los brasileños Marcio Elísio de Freitas y Flavio de Carvalho Jr.- para que ellos efectuaran en los distintos tableros las jugadas dictadas por Najdorf, y a su turno, les indicarían la respuesta del rival para que llegara hasta los oídos del maestro argentino.

En la medianoche de ese lunes 25 de enero de 1947, en Brasil, Miguel Najdorf, de 36 años, sentado sobre un mullido sillón de cuero, vestido de traje blanco y en la soledad de un cuarto desprovisto de tableros y piezas, solamente asistido por un micrófono (para dictar las jugadas) y un parlante (para escuchar la respuesta del rival) y la compañía de los doctores Luiz Tavares da Silva, Orpheu Gilberto D´Agostini y Sergio Blumer Bastos, que lo asistieron con controles permanentes durante toda la jornada, completó la proeza.

La exhibición se extendió durante 23 horas y 25 minutos; desde las 20, del domingo 24 de enero, hasta las 19.25 del día siguiente. Durante el transcurso de la prueba, la presión arterial de Najdorf varió de 13/8 con 70 pulsaciones hasta 12/8 con 80, su privilegiada e imperturbable mente fue capaz de memorizar la ubicación exacta de las 1440 piezas desparramadas entre las 2880 casillas de las 45 mesas, y ejecutó, sin errores, las 1166 jugadas necesarias hasta doblegar al último oponente.

Se había enfrentado a 45 tableros (en realidad fueron 83 los participantes, ya que a causa de la extensa sesión, muchos se vieron obligados a dejar sus puestos para cumplir con sus obligaciones, por lo que fueron reemplazados por renovados jugadores), y pese a ello, cerró la competencia con un resultado brillante: Najdorf se había impuesto en 39 mesas, cosechó 4 empates y perdió sólo 2 partidas. Inhumano. Un eufórico aplauso del público junto con cada uno de los protagonistas, que se quedaron de pie al lado de los 45 tableros premió la actuación del maestro argentino que, en agradecimiento, salió y cruzó el salón de juego sostenido de un brazo por el gobernador del Estado de San Pablo, Adhemar Barros.
Con la nueva marca, la hazaña de Miguel Najdorf fue inscripta en el libro Guinness como la del campeón mundial de partidas simultáneas a la ciega, dejando atrás a George Koltanowsky.

Najdorf, a ciegas, fue capaz de memorizar la ubicación de las 1440 piezas desparramadas entre las 2880 casillas de las 45 mesas, y ejecutó, sin errores, las 1166 jugadas necesarias para doblegar al último oponente.
Najdorf, a ciegas, fue capaz de memorizar la ubicación de las 1440 piezas desparramadas entre las 2880 casillas de las 45 mesas, y ejecutó, sin errores, las 1166 jugadas necesarias para doblegar al último oponente.

Testigos de aquellos días como José Octavio Pinto Costa (uno de los participantes con 15 años) o Luciano Nilo de Andrade (de 23) asegurarían que una de las muestras de mayor asombro de aquel evento sucedió al día siguiente, es decir 24 horas después de finalizada la competencia, cuando el propio Miguel Najdorf -que demoró 48 horas en conciliar el sueño; finalmente se durmió en una sala de cine en San Pablo-, se presentó en el Club de ajedrez de esa ciudad y sin trepidar reprodujo cada una de las 45 partidas, con diversos comentarios.

Algunos curiosos se atrevieron a preguntarle sobre el poder y el alcance de su memoria. Con su habitual humor e ironía, Najdorf les respondió: "Tengo una memoria privilegiada según para qué, porque si me prestan dinero eso se me olvida fácilmente."

Más tarde ante las consultas de la prensa, con la intención de conocer los secretos de su técnica, el ajedrecista que vivió 29 años en Varsovia y 58 en argentina, dijo: "Se trata de una facultad poco común, recuerdo los colores de las piezas y sus movimientos por cada una de las casillas. No retengo la posición de todo el tablero sino del lugar donde se define la partida; si necesito ubicar una pieza retrocedo las jugadas. Pero hay una curiosidad, los aficionados tratan de marearme con jugadas poco convencionales, pero eso me facilita las cosas; es más difícil recordar veinte sillas de un mismo color que veinte de colores diferentes".

Aunque la hazaña fue comentada en los principales diarios y radios de la época, en los años siguientes no hubo señales de que hubiese llegado el mensaje a destino. Al fin, Najdorf comprendió el destino final de sus seres queridos y depositó su energía en el trabajo y el ajedrez. Su primer paso fue rearmar el enroque familiar, y para ello eligió quedarse en este país.

"El ajedrez me enseñó a ganar y a perder; y lo digo yo que lo perdí todo. Pero la vida me dio revancha, y mi mejor jugada fue quedarme en la Argentina", se convirtió en su frase de cabecera utilizada con el paso de los años, sin abandonar su voz aguardentosa y ese típico acento centroeuropeo.

Recién cuando el corazón se hizo cicatriz construyó un nuevo hogar en Buenos Aires. Conoció a Eta, una mujer entrerriana, juntos regaron el romance, se casaron y tuvieron dos hijas, Mirta y Liliana. Ellas fueron las responsables de alimentar la prosapia judía, con la llegada de: Facundo, Ezequiel, Alan, Yanina y Gastón; los nietos que Don Miguel disfrutó hasta el último día de su existencia, el 4 de julio de 1997.
A setenta y dos años de la recordada hazaña, la jugada de la vida de Miguel Najdorf aún despierta admiración, respeto y emoción; se enaltece con el tiempo.