Luego del fracaso que lideró en el Mundial de Rusia, Jorge Sampaoli recaló en el Santos con la misión de revertir la pálida imagen que dejó al frente del seleccionado argentino. Sin embargo, sus inicios no fueron los esperados.

En una de sus primeras conferencias, el DT de Casilda había asegurado que le entusiasmaba el proyecto porque tenía que "estar a la altura de la historia del club por el que pasaron figuras de la talla de Pelé, Neymar y Ronaldinho", una sentencia que cayó mal en los simpatizantes por su desconocimiento, dado que Dinho nunca jugó en el equipo paulista.

Con ese antecedente, en las últimas horas el argentino volvió a quedar en offside. Consultado sobre la situación financiera de la institución, Sampaoli dijo que desconocía la situación económica del club y que espera que se cumpla con la promesa de contratar más refuerzos para poder luchar por títulos esta temporada.

"Ahora está la necesidad de incorporar jugadores. Se hizo esa promesa y espero que se cumpla, pero el club no me dijo que no estaba bien", aseguró el entrenador.

El ex técnico del Sevilla subrayó además que la entidad le daba "la oportunidad de exigir jugadores" para que el equipo pueda pelear por títulos nacionales y locales, ya que debe reemplazar las salidas de los delanteros Gabriel Barbosa al Flamengo; y de Rodrygo, que probablemente se sumará al Real Madrid.

"Yo no hablo de situaciones administrativas. Si me hubiesen dicho que el club no estaba bien, a lo mejor yo…", deslizó ante la prensa, y luego se detuvo para continuar con la respuesta con una perspectiva diferente: "De esto que estamos hablando, imposible. La situación hubiese sido distinta. Vine a hacer un equipo fuerte y tengo la ilusión de que eso suceda".

Sampaoli ha firmado un contrato por dos temporadas en la que será su primera experiencia como técnico en Brasil. Por el momento, el Santos solo ha oficializado la incorporación del extremo venezolano Yeferson Soteldo, de 21 años, y está cerca de cerrar la llegada del central colombiano Felipe Aguilar.

De acuerdo con GloboEsporte, la directiva del Santos negocia un préstamo de 82 millones de reales (unos 22 millones de dólares) para equilibrar sus cuentas y ofrece como aval el segundo pago de la venta de Rodrygo al Real Madrid, que recibirá previsiblemente en julio. La incógnita se plantea sobre la continuidad de Sampaoli en el cargo, dado que, de no sumar jugadores de jerarquía, el DT estaría dispuesto a dar un paso al costado.

Seguí leyendo