Castro, en la redacción del diario deportivo español, reconoce que le gustan los colombianos de River y Boca, y que a Juanfer Quintero le ve “cosas riquelmeanas”.
Castro, en la redacción del diario deportivo español, reconoce que le gustan los colombianos de River y Boca, y que a Juanfer Quintero le ve “cosas riquelmeanas”.

-Usted es un reconocido periodista, de enorme experiencia y de mucho conocimiento del fútbol sudamericano. ¿Qué le parece una final de Copa Libertadores de América en tierras españolas?
-Para mí es una vergüenza que se juegue en España y creo que más allá de quién tenga la culpa, creo que de aquí tiene que salir una conclusión positiva para el futuro del fútbol sudamericano y argentino para que no vuelva a suceder esto, pero me temo que todo va a seguir igual.

-¿Piensa que sí?
-Sí, va a seguir todo igual. De hecho, las autoridades argentinas están dejando salir de su país a las barras bravas, una decisión desde mi punto de vista, aunque el tramo judicial va por otro lado, pero es insólito.

-Parece que por lo menos en España, los violentos tienen algún freno porque usted mismo informó que Maxi Mazarro, de "La Doce", fue deportado al llegar a territorio español.
-Sí, por eso para la Argentina esto es pan para hoy, hambre para mañana. Creo que el problema de la violencia en el fútbol argentino no se soluciona si no hay voluntad política de las autoridades. Aquí se los parará pero alguno se colará y tal vez ese uno organice algo aunque yo creo que no, que será todo tranquilo, la cordura va a imperar y la Policía española impondrá su ley.

-En algunos sectores de la Argentina se dice que esta final llega a España por negocios de la Conmebol con su país como sponsoreo (un banco es el auspiciante principal de la Copa) o por derechos de TV (una empresa española tendrá los derechos de imagen de la Copa desde 2019). ¿Cree que hay algo de eso?
-A ver… El fútbol no se puede entender sin negocio. Entonces, a partir de ahí, ya podemos sacar conclusiones. Por parte del Real Madrid me parece legítimo. Es una entidad neutral y quiere hacer negocios, me parece bien. Por parte de la Conmebol, que es la organizadora, falló desde un principio y creo que trayendo la Copa aquí, más allá de la voluntad, creo que ha hecho desnaturalizar esta competición.

-¿Quién es el favorito en esta final, y qué es lo que más le interesa rescatar de este partido como observador frecuente del fútbol argentino y sudamericano pero con una visión española?
-En un partido normal creo que River juega mejor, pero Boca es como el Real Madrid en algunas épocas. Le hace falta muy poco para marcar goles. Por lo tanto, está muy igualado. River sería favorito en un partido normal pero en una final, con las connotaciones que traen, con los dos sin haber jugado en dos o tres semanas ya, y con el contexto ambiental que tiene este partido, está todo tan igualado que creo que irán a penales.

-¿Y jugadores que le interesen especialmente, enfocado en algunos de ellos, los que cree que son más relevantes para la prensa española o para usted?
-No creo ser muy original. A mí me llama mucho la atención algunos momentos de Edwin Cardona, que me encanta pero que no lo sostiene por más de tres minutos por partido, me gusta también Juanfer Quintero, que tiene cosas muy riquelmeanas a veces, pero también igual que Cardona, irregular, a tres minutos por partido, como parecen muchos jugadores colombianos.

-¿Exequiel Palacios? Que dicen que va al Real Madrid…
-Sí creo que puede triunfar en el fútbol europeo como volante mixto, de ida y vuelta, que son muy cotizados hoy en día en el fútbol europeo.