Una vez terminada la final de la Copa Libertadores y consumada la victoria de River, los jugadores del "Millonario" tuvieron un gran gesto con sus pares de Boca.

Muchos futbolistas se acercaron hasta Pablo Pérez, capitán del "Xeneize" y uno de los más afectados por la derrota, para consolarlo. Los más efusivos en el saludo fueron Ignacio Scocco y Milton Casco, quienes fueron compañeros suyos en Newell's.

El mediocampista no ocultó sus lágrimas por la Copa que se le escapó de las manos y recibió el abrazo de parte de todo el plantel que conduce Marcelo Gallardo.

Lo mismo hizo el presidente de River, Rodolfo D'Onofrio, con el entrenador del equipo rival, Guillermo Barros Schelotto. Al mellizo se lo vio abatido por la caída: cayó de rodillas al campo de juego y quedó cabizbajo durante largo tiempo.

SEGUÍ LEYENDO: