El presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, y su par de River, Rodolfo D'Onofrio, coincidieron en que sólo se podrá erradicar a los violentos de los estadios de fútbol si el Estado toma las decisión de respaldar a los clubes.

Los dirigentes se reunieron en la previa de la Superfinal para una entrevista con Jorge Lanata. Ambos coincidieron en que las herramientas que tienen los clubes para controlar a los barrabravas son limitadas.

"Cuando Di Zeo estuvo detenido, perdió la condición de socio por falta de pago. Luego la pidió de vuelta y no se la dimos. Luego, la Justicia hizo que le devuelva su condición de socio", ejemplificó Angelici.

Según explicó, en muchos casos "son socios que si no cometen nada dentro del estadio que vaya contra el estatuto, no podés hacer nada". Y agregó: "No lo podés discriminar porque son socios hace 30 años".

En la misma línea, D'Onofrio aseguró que quiere "dar la pelea" contra los violentos pero que primero tiene que tener al Estado "detrás suyo". "Si no, me matan. Yo no quiero que amenacen de muerte a mi familia", señaló y reveló que habitualmente recibe mensajes con amenazas.

Angelici también recordó que en una reunión en la Embajada Británica le preguntaron a uno de los responsables del exitoso programa para combatir a los barras del fútbol en ese país cómo lo habían logrado: "El tipo dijo que el Estado decidió erradicar a los violentos, sin el Estado es imposible".

Por eso, pidieron que se apruebe la ley "anti barra" para que el Estado actúe "con antelación". "Pongamos las reglas antes, digamos quién puede entrar y quién no", dijo el presidente de Boca.

D'Onofrio pidió que los lamentables episodios que terminaron que la mudanza de la final más esperada a España sean "como un 11 de septiembre", en alusión al atentado a las Torres Gemelas, para que "sea el día en el que termina una etapa".

SEGUÍ LEYENDO: