River superó 3-1 a Gimnasia con una alineación alternativa y Marcelo Gallardo se dio el gusto de utilizar a varios juveniles con el objetivo de que sumen rodaje y de a poco comiencen a integrarse a la rotación del equipo. Además, recogió una sonrisa en la previa de la Superfinal de la Copa Libertadores ante Boca, que tras los incidentes se trasladó a Madrid. Sin embargo, la victoria también le dejó una mala noticia a la familia del Muñeco.

A los 11 minutos del segundo tiempo, Nahuel Gallardo, lateral izquierdo (aunque se sumó a la inferiores con características de central), que venía redondeando una buena actuación, sintió un pinchazo en el posterior de la pierna izquierda y se desplomó en el césped. Enseguida lo atendió el cuerpo médico y, con muecas de dolor y fastidio, debió dejar el campo de juego. La preocupación, claro, también se trasladó a su papá. El juvenil, de 20 años, quien jugó su tercer partido oficial, fue consolado por Matías Biscay, ayudante de campo y amigo íntimo de Gallardo senior.

"¿Contractura?" Le preguntó el Muñeco a Jorge Bombicino, kinesiólogo del plantel y también hombre de confianza de Gallardo. "No, es peor", fue la respuesta del profesional médico. En los próximos días, al juvenil le realizarán estudios para determinar el grado de la dolencia. La mancha de un buen domingo tanto para el Millonario como para el DT.

SEGUÍ LEYENDO: