Todavía con el sabor amargo en la boca por la eliminación en las semifinales de la Copa Argentina ante Gimnasia La Plata, Marcelo Gallardo intentó sacar algo positivo del cotejo disputado en Mar del Plata. Y uno de las cuestiones en las que hizo hincapié fue la participación de Julián Álvarez.

El juvenil delantero es una de las joyas con las que cuenta el Muñeco. Tal es el grado de confianza del entrenador, que anoche en el estadio José María Minella le encomendó la responsabilidad de ejecutar el último penal de la serie de cinco.

River estaba obligado a convertir para extender la definición al uno a uno. Álvarez, con semblante sereno, abrió su pie derecho y dejó sin chances a Alexis Martín Arias, que se tiró para el otro costado.

"Es un chico que viene evolucionando bien y yo lo quiero tener cerca para que vaya viviendo estas experiencias. Lo hice patear el penal porque es un jugador que tiene jerarquía y hace una semana me ganó un campeonato de penales", confesó el DT.

Y concluyó: "Tenía fe en que no iba a tener ningún problema para agarrar esa responsabilidad y lo pateó muy bien".

SEGUÍ LEYENDO