Nadie quiere perderse la revancha de la Superfinal de la Copa Libertadores. Hinchas, jugadores, familiares, empleados del club… todos están a la espera del pitazo inicial que marcará un cambio en la historia del fútbol argentino.

Uno de ellos es Ariel Ortega, el ídolo de la institución de Núñez que arribó temprano al Monumental para acompañar al plantel liderado por Marcelo Gallardo. "Esto es algo único. Estoy muy ansioso", confesó ante los periodistas presentes.

"Vine con mi hijo porque estos jugadores van a dar la vuelta. Tengo mucha confianza porque han puesto a River donde se merece", deslizó ante los micrófonos de TNT Sports y continuó: "A mí me tocó jugar clásicos, pero nunca viví algo así. Esto es algo increíble que paralizó a la Argentina".

El ex delantero cosechó 7 títulos a lo largo de su estadía en River. Uno de los más recordados es la estrella continental que logró en 1996 que formó parte del Tricampeonato. En aquella época, el Burrito era compañero del Muñeco, actual entrenador del Millonario.

Seguí leyendo