Un penal en el último minuto de juego, cuando el partido es muy parejo y está empatado, es una situación de tensión y de gran responsabilidad para el jugador que se dispone a ejecutarlo. Sin embargo, Nicolás Capaldo no lo sintió así y se despachó con una lujosa definición para darle la victoria a Boca por 1-0 ante Patronato en el partido de Reserva.

El capitán del elenco que conduce Rolando Schiavi se hizo cargo de la ejecución en el minuto 49 del segundo tiempo y picó la pelota ante el arquero Lucas Chaves para desatar el delirio "Xeneize" en el Complejo Pedro Pompilio.

SEGUÍ LEYENDO: