El plantel argentino, en el hotel en Panamá (@Argentina)
El plantel argentino, en el hotel en Panamá (@Argentina)

La selección argentina femenina de fútbol ya está en Panamá, donde el próximo martes a las 22 horas se jugará la clasificación al Mundial de Francia 2019 en el partido de vuelta del repechaje ante el combinado local.

El primer objetivo se cumplió con creces el jueves pasado en el estadio de Arsenal en Sarandí. El equipo goleó por 4-0 a las centroamericanas (con goles de Mariana Larroquette, Eliana Stábile -2- y Yamila Rodríguez) y dio un paso importantísimo hacia la gran meta: acceder a la Copa del Mundo después de dos ausencias consecutivas en el certamen.

La formación en el encuentro de ida (Nicolás Aboaf)
La formación en el encuentro de ida (Nicolás Aboaf)

Las jugadoras y el cuerpo técnico viajaron una vez terminado el partido de ida. Ya en tierras panameñas, se alojaron en el hotel Crowne Plaza, que será la base de concentración de cara al duelo decisivo del martes.

Tras las fuertes lluvias que azotaron a la capital de Panamá durante gran parte del sábado, la Selección se entrenó por la tarde. El entrenador Carlos Borello dispuso trabajos regenerativos.

Las jugadoras en la concentración (@Argentina)
Las jugadoras en la concentración (@Argentina)

El equipo volverá a practicar el domingo (a las 20 de Argentina) y el lunes hará el reconocimiento del campo en el estadio Rommel Fernández.

Borrello tiene a todas las jugadoras a su disposición ya que no hay lesionadas. Se espera que en la práctica del domingo comience a delinear el equipo para la revancha. Seguramente no habrá muchas variantes respecto de las once que comenzaron jugando en Sarandí.

(Nicolás Aboaf)
(Nicolás Aboaf)

En el plantel reina un clima de confianza y de distensión. La amplia ventaja conseguida de local no permite relajarse, pero es un gran aliciente para soñar con terminar con un estigma de casi 12 años sin participaciones de Argentina en Mundiales femeninos. El martes, desde las 22 (con televisación de TyC Sports), será la hora de la verdad.

SEGUÍ LEYENDO: