Belgrano y Gimnasia abrieron la fecha 11 de la Superliga en un duelo clave en la lucha por la permanencia. El estadio Julio César Villagra, del Barrio Alberdi se tiñó de celeste con la ilusión del Pirata que buscaba la primera victoria de Diego Osella en su nueva era.

Como era de esperarse, los sólidos esquemas defensivos que caracterizan a los entrenadores atentaron contra la estética del espectáculo. Alguna pelota parada a favor del dueño de casa y otros escasos contragolpes del Lobo fueron los limitados recursos para que se abra el marcador. En la primera media hora la más clara la tuvo Belgrano con un cabezazo que Piovi le sacó a Sequeira, en una acción muy similar al testazo que impactó Brunetta y retuvo Martín Arias.

Aquellas amenazas sirvieron para doblegar a una defensa que pecó de inocente. Las distracciones de la zaga central le permitieron a Maxi Lugo festejar el 1 a 0 con un bombazo que dejó sin respuestas al arquero del Tripero. En una de sus proyecciones más eficaces, el ex Temperley hizo delirar a Córdoba.

En el complemento la sintonía del pleito continuó bajo la misma tendencia. El gran trabajo de Belgrano concluyó con el cierre definitivo de Jonás Aguirre, quien capitalizó una contra perfecta después de la asistencia de Tomás Attis y cerró la noche con el 2 a 0 cordobés. La ilusión de la permanencia se mantiene viva en el Pirata.

Fixture:

Tabla de posiciones: