La estadía del Palmeiras en Buenos Aires no comenzó de la mejor manera. En el día previo al crucial compromiso por las semifinales de la Copa Libertadores, los jugadores del conjunto brasileño se sorprendieron cuando el micro que trasladaba al plantel hacia el Pedro Bidegain chocó contra una de las paredes del estacionamiento del estadio.

El mal cálculo del chofer hizo que el rodado impacte contra el cemento, en una maniobra que dejó como saldo varias ventanillas estalladas y algunas marcas en la parte trasera del vehículo.

A pesar de los vidrios rotos, ningún futbolista resultó herido y el entrenamiento se pudo llevar a cabo bajo las órdenes de Luiz Felipe Scolari. El miércoles a las 21:45 el Palmeiras se medirá con Boca en el primer duelo en busca de la final del certamen más codiciado del planeta.

El elenco de Felipao llega como único líder del campeonato brasileño, producto de sus 62 puntos en sus 30 partidos jugados y acumula 5 victorias consecutivas. La llave se resolverá el 31 de octubre en San Pablo.

Seguí leyendo