La final de la Champions League 2017/2018 será recordada por toda la eternidad por tener al Real Madrid como ganador y a Loris Karius como el hombre que sepultó los sueños del Liverpool. Pero los groseros errores del portero alemán no cesan: esta vez dio la nota en un encuentro válido por la fase de grupos de la Europa League.

Promediaba el complemento del duelo que disputaron Malmö y Besiktas en Suecia, cuando el noruego Andreas Vindheim, lateral del equipo local, envió un centro al área que se desvió en Caner Erkin y sorprendió a Karius. El guardameta falló con su manotazo y vio cómo el balón se incrustó en su valla.

Ese tanto significó el 1-0 para el conjunto sueco, que finalmente se impuso 2-0 en el estadio Swedbank. Este resultado dejó muy igualado el Grupo I de la Europa League, donde los cuatro conjuntos ganaron sus duelos en condición de local y cayeron como visitantes (los otros dos integrantes de la zona son el Sarpsborg noruego y el Genk belga).

MÁS SOBRE ESTE TEMA