(Foto Baires)
(Foto Baires)

Una vez más, River exhibió su perfil copero frente a Independiente: le ganó 3-1 en el Monumental y avanzó a las semifinales de la Copa Libertadores. El Millonario tuvo varios puntos altos, con el incansable Rafael Santos Borré como figura. Pero, desde afuera del campo de juego, Marcelo Gallardo también jugó su "partido perfecto", con muñeca para las modificaciones y hasta arengando a los hinchas tras el golpe del empate parcial del Rojo.

Franco Armani (5): tapó un cabezazo de Benítez en la primera etapa, pero cometió un error al dar el rebote largo en el gol de Silvio Romero. El equipo, de todas formas, supo reponerse del golpe.

Gonzalo Montiel (6): de lo mejor de la defensa. Con coraje para sacar al equipo adelante cuando la serie se empantanaba para River, incluso en una acción hasta se animó a pasar y ubicarse de 9 para la descarga.

Jonatan Maidana (5): controló a Silvio Romero, pero luego le costó con el ingreso de Emmanuel Gigliotti. Más cómodo en el área que saliendo a cortar. El Puma le ganó en velocidad en el 1-1.

Javier Pinola (5): un rendimiento similar al de Maidana: mejor en la primera etapa que en la segunda. Gigliotti le ganó con el cuerpo en el inicio de la acción del tanto de Independiente.

Milton Casco (6): también intentó pasar al ataque, pero con menos pericia que en los últimos encuentros. Mejor en la vocación ofensiva durante la primera parte, pero en el segundo, con una pelota larga, participa del 1-0.

Ignacio Fernández (6): fue el conductor en los primeros 20 minutos de presión de River y supo meter un par de buenas pelotas filtradas. Luego, cuando se acomodó el "Rojo", le costó más. Estuvo en la jugada del primer gol. Le dejó su lugar a De la Cruz cuando el partido pidió otra dinámica.

Leonardo Ponzio (6): sostén del equipo en la presión y para empujar en los momentos en los que el ánimo de River flaqueó. Toque corto y equilibrio.

Exequiel Palacios (7): la joya de las inferiores volvió a mostrar su personalidad. Sin temor, probó un par de veces al arco y se hizo cargo del equipo incluso en los momentos en los que al elenco de Núñez le costó la elaboración.

Ignacio Scocco (7): movilidad, pique al espacio y su aporte habitual en la red. Con espacios fue cuando mejor funcionó. Luego, Gallardo lo reemplazó por Zuculini para fortalecer el mediocampo.

Lucas Pratto (4): el más flojo de River, más allá de su entrega permanente. El momento menos lúcido del equipo se dio en la segunda parte del primer tiempo, cuando lo buscó en exceso de arriba. Tuvo un remate en el inicio que controló Campaña.

Rafael Santos Borré (8): insoportable. El primer hombre en la formación de presión, sacrificado y peligroso en su función principal: el ataque. Asistencia a Scocco en el 1-0 y una delicia para cerrar el encuentro.

¿Más o menos, Rafael? El festejo del colombiano tras la perla del 3-1 (Foto: AP)
¿Más o menos, Rafael? El festejo del colombiano tras la perla del 3-1 (Foto: AP)

Juan Fernando Quintero (7): nunca pasa inadvertido. Pinceladas de su categoría e instinto asesino al capturar una bola perdida y encarar hacia el gol para el tanto que rompió el partido.

Bruno Zuculini (5): una ficha táctica de Gallardo, la pieza que reacomodó el diseño del DT. Codo a codo con Ponzio, nutrió la marca, más allá de alguna falla en el pase y una pierna fuerte de más.

Nicolás de la Cruz (6): buen ingreso cuando el duelo pedía vivacidad y aprovechamiento de los espacios. Pase a Borré para que el colombiano dibujara en el tercer gol.

Marcelo Gallardo (9): no le resultó del todo lucrativo el esquema de los tres puntas, excepto en los primeros 20 minutos del primer tiempo. Sin embargo, con los cambios, acertó plenamente. Quintero le devolvió el juego al equipo, Zuculini le rearmó la pizarra y de la Cruz cumplió al aguijonear de contra.

SEGUÍ LEYENDO: