Ronald Koeman nació en Zaandam, Holanda,  a más de 11 mil kilómetros de la Bombonera. Su clase en el Groningen de su país lo llevó a vestir la camiseta del Ajax, una de las potencias de Europa.

Una escala en el PSV, donde ganó su primera Champions League en 1988, fue la parada previa a su arribo a Barcelona, donde forjó su figura de héroe cuando conquistó el continente con el Blaugrana en 1992.

El ex volante cosechó 10 títulos en la entidad catalana y la Eurocopa de 1988 para su país. Sin embargo, siempre fue un admirador del fútbol argentino. "En Holanda sabemos del ambiente fantástico que tiene este estadio. Es un honor estar aquí y tener la posibilidad de observar el partido el domingo", dijo en su visita al Alberto J Armando.

"Es un derby que no se puede comparar con nada. Espero que Boca gane porque tiene más nombre y más historia. Tengo recuerdos de Maradona, Riquelme y Tevez, que fueron grandes jugadores para el fútbol mundial", concluyó Ronald Koeman, quien actualmente busca reencontrar el estilo de la Orange al frente de su selección que estuvo ausente en el último Mundial de Rusia.

El domingo a las 17:45 se llevará a cabo una nueva edición del Superclásico en la Bombonera. El Xeneize marcha tercero en la Superliga con 10 unidades (3 por debajo del líder Racing), mientras que el Millonario se ubica décimo con 7, afuera de la zona de clasificación a las copas internacionales. En Superclásico ambos están obligados a sumar.

Seguí leyendo