(Reuters)
(Reuters)

Paso la semana copera para los equipos argentinos y Boca fue el único ganador. Venció 2-0 a Cruzeiro siendo inteligente,simple y contundente. Guillermo se la jugó con un equipo más amarrete de entrada,con otro equilibrio, dejando en el banco a Gago, Cardona y Tevez. Le salió bien. No fue vistoso, pero si efectivo.

Aprovecho todo, las pocas chances de gol que tuvo, la tibieza del rival y la insólita decisión del árbitro al expulsar a Dedé. Consiguió un resultado que todos los hinchas Xeneizes hubiesen firmado en la previa.

La expulsión de Dedé (AFP)
La expulsión de Dedé (AFP)

Independiente y River empataron 0-0 y dejaron la serie abierta. En un gran partido que tuvo a los 2 arqueros como las principales figuras. En el primer tiempo River jugó mejor, tuvo varias situaciones de gol con Montiel, Pity, Casco, Pratto y Borré como protagonistas. Independiente solo dos,una de Meza al travesaño y otra de Bustos de cabeza. El segundo tiempo fue diferente. El ingresó del uruguayo Silva por su homónimo chileno cambió todo. Pasó a jugar con cinco en el fondo y allí fue más peligroso que su rival. Los palos jugaron para Armani. El encuentro decisivo se disputará el 2 de octubre.

(@CARPoficial)
(@CARPoficial)

El que la tiene complicada es Atletico Tucumán. Perdió 2-0 ante Gremio y deberá definir en Brasil. No supo aprovechar los primeros 20 de un partido que hasta allí era favorable. Luego apareció el campeón y todo se hizo más difícil. Parece improbable que lo pueda dar vuelta en Porto Alegre.

(AFP)
(AFP)

Hoy Jugarán Colo-Colo-Palmeiras y de allí podría salir el rival de Boca. La lógica indica que de los cuatro semifinalistas, dos serán argentinos. Boca de un lado y River o Independiente del otro. ¿Se imaginan una final entre argentinos? Estamos preparados como sociedad para vivir algo tan tensionante? Sería algo inédito, sería lindo. Sería único.

SEGUÍ LEYENDO EN INFOBAE DEPORTES