(EFE)
(EFE)

El Barcelona tuvo que sufrir en Anoeta para llevarse la victoria (1-2) en un partido que comenzó por debajo en el marcador, pero que pudo a remontar en la segunda mitad con los goles casi seguidos del uruguayo Luis Suárez y del francés Ousmane Dembelé.

El protagonista, en ambos goles azulgranas fue el arquero de la Real Sociedad, Gerónimo Rulli, quien no pudo despejar con comodidad en ninguna de las dos jugadas. La derrota le sentó mal al cuadro local que se imponía futbolísticamente.

El Barcelona buscaba sin eficacia el empate. Los de Asier Garitano acababan de desperdiciar un mano a mano que pudo haber significado el 2-0 a los 61 minutos y automáticamente llegó la igualdad del equipo culé tras un tiro de esquina de Osumane Dembelé.

Gerard Piqué cabeceó a centímetros del área chica y Rulli alcanzó a manotear la pelota para despejarla. Sin embargo, en la segunda jugada le erró cuando intentó golpearla con el puño y Luis Suárez sólo tuvo que empujar el balón a la red.

Dos minutos después del gol se produjo un nuevo tiro de esquina y el arquero, que viene de jugar con Argentina ante Guatemala, volvió a cometer otro error, esta vez más evidente, al salir a cortar el centro. La pelota quedó picando en el área y el delantero francés remató a puerta vacía.

(EFE) El Barcelona ganó su cuarto partido consecutivo
(EFE) El Barcelona ganó su cuarto partido consecutivo

La Real fue más que el Barcelona durante gran parte del encuentro tras el gol conseguido por Aritz Elustondo en el minuto 12, pero tres acciones casi consecutivas ante el alemán Marc Andre Ter Stegen de Oyarzabal, Theo y Juanmi para rematar el partido no encontraron el objetivo.

Los intentos de los vascos por, al menos empatar el choque, quedarían en nada ya que el Barcelona fue haciéndose más grande a medida que avanzaba el lance y la Real no pudo reinaugurar Anoeta con una alegría.

 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: