En los graves incidentes en la protesta de sindicalistas y trabajadores del Astillero Río Santiago en la gobernación de la provincia de Buenos Aires, uno de los cinco detenidos resultó ser un futbolista en actividad: se trata de Mauro Dubini, delantero de Estrella de Berisso, campeón a fin de año de la Liga de La Plata.

Dubini es el goleador de la Cebra, club en el que supo jugar Juan Sebastián Verón luego de su anteúltimo retiro, en 2016. Además de jugar al fútbol, Mauro es trabajador del Astillero Río Santiago y participó de la protesta.

Dubini hizo inferiores en Estudiantes y en Gimnasia La Plata. Nació el 1 de diciembre de 1988 y, a pesar de ser atacante, no es tan fornido (1.75 metro y 60 kilos). Usa el dorsal 7, es potente y de remate para temer.

En Estrella fue varias veces campeón de la Liga y también participó del Federal C, la quinta categoría del fútbol argentino. Incluso fue parte en la edición 2018: el conjunto de Berisso integró la zona 13 de la región Buenos Aires-Pampeana: ganó dos partidos y perdió 4.

Metido en el club, como referente, suele participar de las actividades relacionadas a las divisiones inferiores. Por ejemplo, hace unos días se hizo presente en un entrenamiento de las categorías infantiles, pateó con los niños y les dio una charla.

En febrero, su familia fue protagonista de un incidente en un encuentro ante Atlético Chascomús, por el Federal C. Gastón Sessa, arquero del equipo adversario, agredió a Matías, hermano de Mauro Dubini. "Sabemos que este muchacho es agresivo. Se ve que no le gustaron cosas que le gritaban desde la tribuna y reaccionó así, pegándole una trompada en la nariz a un hincha, que justamente era mi hermano", declaró entonces el delantero.

Hoy volvió a ser noticia tras los incidentes en La Plata. El sitio Pase a la Liga, que sigue la información de la Liga Platense de fútbol, le envió un mensaje a través de las redes sociales. "En la represión de la Policía Bonaerense contra los trabajadores de Astilleros fue aprehendido el delantero de la Cebra Mauro Dubini. Nuestra solidaridad con el jugador".

SEGUÍ LEYENDO: