Ariel Rojas debutó en San Lorenzo (AFP)
Ariel Rojas debutó en San Lorenzo (AFP)

La Cordillera de los Andres entregó una nueva rivalidad entre chilenos y argentinos. Se estableció una especie de clásico por los controvertidos movimientos que se realizaron en los escritorios de la Conmebol por el partido que disputaron San Lorenzo y Deportes Temuco en el Nuevo Gasómetro.

El cruce de la ida de los 16avos de final de la Copa Sudamericana disputado en el Pedro Bidegain había arrojado una victoria visitante por 2 a 1, pero los reclamos porteños por la mala inclusión del jugador Jonathan Requena impulsaron a que los directivos de la casa internacional le den el partido ganado al Ciclón por 3 a 0.

Sin embargo, los responsables de Deportes Temuco apelaron al fallo, al asegurar que el futbolista en cuestión estaba en la lista de buena fe de Defensa y Justicia, pero no había disputado ni un minuto en la competición.

"Deportes Temuco, encabezado por su presidente Marcelo Salas y asesores, presentó antecedentes y Conmebol se ha comprometido mañana a dar una resolución administrativa para dar certeza en lo deportivo", publicaron desde las redes oficiales del club chileno.

En este contexto, la delegación azulgrana fue recibida con hostilidad en el país vecino, dado que el micro que trasladaba al plantel fue atacado a piedrazos. Sin dudas, el clima de cara al duelo que se disputará el miércoles 15 desde las 19.30 se tornó espeso.

Además, en Temuco advierten que también concurrirán al TAS si Conmebol no le devuelve los puntos. Ante ese panorama, los fanáticos del equipo se descargaron con la delegación de San Lorenzo, a la que insultaron y agredieron a pedradas, rompiendo el micro que trasladaba al equipo. Una señal de alerta de cara al choque del miércoles.

Seguí leyendo