La historia del clásico de la amistad: la hermandad entre Olimpo y Aldosivi que nació en un contexto cargado de violencia

En el día del amigo se disputará un amistoso entre el "Aurinegro" y el "Tiburón". El vínculo nació en la década del noventa, cuando el fútbol atravesó uno de sus peores momentos relacionados a la cultura del aguante

Your browser doesn’t support HTML5 video

“Mire, mire qué locura. Mire, mire qué emoción; son las dos hinchadas juntas: la del Aurinegro y la del Tiburón“…

La canción que suena en las tribunas cada vez que Olimpo y Aldosivi se ven las caras refleja la amistad que hay entre ambas instituciones. La hermandad nació en el Regional de 1995, cuando el Tiburón tenía que jugar contra Villa Mitre, un equipo que contaba con una hinchada sedienta de venganza por las banderas que le habían robado los fanáticos marplatenses en los antecedentes que se habían dado en la ciudad balnearia.

"Sabíamos que iba a estar todo mal porque ya les habíamos robado unos trapos y los habíamos corrido varias veces", explicó Tony al portal dedicado a las barras, quien estuvo presente aquella noche. "Durante el partido vimos que entraron a nuestra tribuna unos 50 vagos. Cuando creímos que se venía el combate, uno peló la camiseta de Olimpo y nos vinieron a hacer el aguante. Ahí empezó la amistad, que fue aumentando con asados y vinos en cada partido que nos cruzamos", continuó el hincha del Tiburón, quien considera hermanos a los del Aurinegro.

(@TermoDeAscenso)

La década del noventa fue una de las más violentas en el fútbol argentino. Según los estudios realizados por la organización Salvemos al Fútbol, entre 1990 y 2000 murieron 69 personas en combates directos entre hinchadas o enfrentamientos con la policía. Sin bien la amistad entre ambas barras se dio de manera esporádica, el contexto violento fue un factor determinante en la creación del vínculo entre ambas parcialidades.

De todos modos, hay otras teorías que aseguran que la relación surgió 20 años antes, cuando los directivos marplatenses le prestaron un juego de camisetas a los bahienses para que Olimpo no pierda los puntos, al no contar con un uniforme alternativo en un compromiso que debía jugar de local.

(@MGarciaPannelli)

Más allá de las hipótesis planteadas, en 1996 ambos equipos festejaron en conjunto cuando lograron el ascenso a la B Nacional, postergando la felicidad de Villa Mitre y Alvarado, los clásicos históricos de los amigos recientes.

Además, en el último tiempo el sentimiento por protagonistas que vistieron ambas camisetas incrementó el lazo entre los simpatizantes. Darío Capogrosso, Ivan Furios, Walter Zunino, Pablo Lugüercio, Marcelo Vega, Martín Cabrera, Jonatan Blanco, Mariano Martínez y Silvio Carrario conforman algunos ejemplos del corazón bonaerense que está dividido en tres colores: negro, amarillo y verde.

(@MGarciaPannelli)

Seguí leyendo