Una escena del secreto de sus ojos se filmó en cancha de Huracán
Una escena del secreto de sus ojos se filmó en cancha de Huracán

"Vos no entendés nada de fútbol, tené paciencia", le dice Guillermo Francella a Ricardo Darín en medio de una repleta popular visitante de Huracán.

Están yendo a buscar a un prófugo eterno de la Justicia en la escena más recordada de "El secreto de sus ojos", la película de Juan José Campanella y Eduardo Sacheri que ganó el Oscar al mejor filme extranjero en 2010.

Y minutos después, Isidoro Gómez, el prófugo en cuestión, cae. Porque como dice el personaje de Francella, "el tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de dios. Pero hay una cosa que no puede cambiar: de pasión".

Ocho años después, bajo ese precepto, el Estado argentino acaba de publicar estadísticas contundentes sobre cómo el fútbol ayuda a capturar prófugos de la Justicia.

La hinchada de River alienta a su equipo ante Olimpo (Foto NA)
La hinchada de River alienta a su equipo ante Olimpo (Foto NA)

En la Superliga, que terminó esta semana, cayeron 213 delincuentes que estaban siendo buscados hace tiempo. Entre ellos, Nicolás Bordón, el más peligroso de todos los atrapados, que tenía orden de detención desde febrero de este año por homicidio agravado, asociación ilícita y comercialización de estupefacientes e intentó ingresar a ver River-Estudiantes en el Monumental el 11 de mayo. Lo habían buscado infructuosamente durante tres largos meses. Cayó por su pasión por River. Creer o reventar.

Los números muestran que el programa Tribuna Segura implementado por el ministerio de Seguridad de la Nación logró en su primer año, el torneo 2016/17, detener a 136 prófugos.

Se estimaba que dada la difusión del caso, la estadística iba a bajar para el campeonato siguiente, la actual Superliga, pero la ecuación sorprendió a todos: hubo un 55% más de prófugos capturados que no pudieron vencer la tentación de ir a ver a su equipo de fútbol.

En algunos casos se trata de delincuentes muy peligrosos, ya que el 12% de los que cayó estaban siendo buscados por homicidio. El 28%, por robo en distintos grados. Hubo otro 22% por comercialización de estupefacientes, 22% por lesiones incluyendo en ello un 8% por violencia de género y un 4% con condenas por hurto.

Si a esto le sumamos que entre Tribuna Segura más el trabajo en provincia de la Agencia de Prevención en Violencia en el Deporte (Aprevide) se le prohibió el ingreso a 478 personas que intentaron violar el derecho de admisión por ser consideradas peligrosas para la seguridad del público, el trabajo comienza a dar señales proactivas.

Los hinchas de Boca en un partido de Copa Libertadores jugado en la Bombonera (Foto: AFP)
Los hinchas de Boca en un partido de Copa Libertadores jugado en la Bombonera (Foto: AFP)

De hecho y a pesar de que Boca con 15% y River con 14% representan el mayor volumen de barras con prohibición de concurrencia, es en Provincia donde se ha dado el mayor aumento en sacar de los estadios a los violentos ya que el 36% de los impedidos de ingresar están en ese territorio y la primera temporada de la Superliga terminó con 958 ciudadanos aprehendidos por delitos y contravenciones y las prohibiciones de concurrencia desde la asunción de María Eugenia Vidal como gobernadora ya suman 783, e incluyen a toda la primera línea de la barra de Racing, Independiente, Estudiantes de La Plata, Gimnasia, Lanús y Banfield entre las más importantes, sumando también la prisión de varios de sus líderes, entre ellos el inefable Pablo Bebote Alvarez.

La estadística también marca otro punto positivo: es la primera temporada desde la 2004/5 en que no se produce un muerto en el fútbol de Primera División, según los registros que lleva la ONG Salvemos al Fútbol.

No puede decirse lo mismo de las categorías de Ascenso, donde el mes pasado falleció el hincha de All Boys, Martín Ojeda, producto de un enfrentamiento entre barras a la salida del partido contra Sarmiento de Junín.

¿Este panorama alentador en Primera hará realidad el sueño de muchos de la vuelta del público visitante?

Todo indicaría que por ahora no, en lo que constituye la derrota cultural más fuerte de la seguridad en particular y del fútbol argentino en general. Porque por un lado los clubes grandes prefieren mantener el actual status quo y por otro porque el Gobierno no quiere tener un tropiezo en un área muy sensible, como lo es el fútbol.

SEGUÍ LEYENDO: INFOBAE DEPORTES