Mientras aún se encuentra de festejo tras la obtención del pasaje a los octavos de final de la Copa Libertadores y coronarse como bicampeón del fútbol argentino, Boca estrenó su título ante Talleres, una de las revelaciones de la pasada Superliga.

En el Mario Alberto Kempes se vivió un espectáculo adicional cuando los protagonistas salieron al campo de juego, dado que los jugadores del equipo de Frank Kudelka le hicieron el tradicional pasillo al último campeón del fútbol argentino.

El marco adicional lo aportaron los fuegos artificiales que iluminaron el cielo cordobés ante la mirada de los simpatizantes. La fiesta para abrir el amistoso se dio en un clima de conformidad plena.

Boca tiene previsto jugar otro amistoso en San Luis, en el estadio Parque La Pedrera ante una selección formada por los mejores jugadores de los clubes de la provincia. Después el plantel quedará liberado hasta junio, para luego arrancar la pretemporada en Casa Amarilla y posteriormente viajar rumbo a Sarasota, Estados Unidos.

Seguí leyendo