En el mundo del fútbol, el fanatismo por un club es un legado casi obligatorio entre padres e hijos. En un buen porcentaje de casos, los jóvenes adoptan el cuadro de su progenitor al igual que la sangre y el ADN.

En el caso de Ciro Rucci, esta regla se cumplió a rajatabla. "Va a la cancha desde la panza. Él viene siempre, es socio desde que nació", confesó Noelia, madre del niño de seis años, en diálogo con Infobae.

Luego de la victoria de Independiente ante Boca este domingo, se viralizaron imágenes del joven Ciro cantando y festejando en una de las tribunas del Libertadores de América.

"Los días que jugamos tan tarde no lo traigo porque va a la escuela a la mañana. Pero el domingo, como era un partido especial, hice la excepción", explicó al madre, y agregó: "Desde el sábado me venía diciendo que ganaba Independiente. Por eso la cara de emoción cuando sonó el pitazo final".

En el video, subido por la propia Noelia a Twitter, se puede apreciar como Ciro canta las canciones junto con la hinchada y salta de alegría por la importante victoria que consiguió el Rojo. Al momento de esta nota, la publicación contaba con más de 4.700 me gusta.

Noelia y José, padre de la criatura, celebran que su hijo haya adoptado el sentimiento por la institución de Avellaneda, pero entienden que a veces este fanatismo no es bueno para el niño. "El va siempre conmigo a la cancha y mis amigos. Uno a veces lo ve sufrir y un poco se arrepiente de inculcarle este amor, que a veces es un poco inútil. Pero hay momentos como el domingo donde puede disfrutar y ser feliz, así que realmente nos pone contentos", concluye.

Seguí leyendo: