(Millonarios FC)
(Millonarios FC)

A los 62 años, Miguel Ángel Russo no baja la guardia. El hoy entrenador de Millonarios de Colombia (su cuerpo técnico está a cargo del equipo mientras se recupera) debió presentar doble batalla: primero contra un cáncer de vejiga; luego, contra una bacteria intrahospitalaria.

El ex mediocampista formado en Estudiantes de La Plata, pero de exitoso paso por Boca, Vélez y Rosario Central (donde está muy identificado) le brindó una entrevista al diario La Capital de Rosario, en la que detalló los vaivenes de la lucha, la charla con el cantante Joan Manuel Serrat (también superó al cáncer) que le sirvió para tomar decisiones, qué herramientas le aportó el fútbol, y el "enojo" por el "bonus" de la bacteria que lo llevó a aislarse.

LAS PRINCIPALES DEFINICIONES DE MIGUEL ÁNGEL RUSSO

“Mi vida sigue con los cuidados recomendados y dirigiendo a mi club” (Millonarios FC)
“Mi vida sigue con los cuidados recomendados y dirigiendo a mi club” (Millonarios FC)

Su nueva filosofía de vida

"Sé que superado el problema del cáncer de vejiga y lo de la maldita bacteria ahora viene lo mejor de mi carrera. Ahora cada momento se vive con más intensidad. Cuando uno pasa por estas cosas es como que la mente pasa a otro nivel. Es como decirte salgo y la lluvia me da en la cara y está bárbaro. O el sol pega con intensidad y bienvenido sea también. Todo eso me pasa porque estoy vivo y es una gran noticia".

Cómo lo ayudó el fútbol para superar los problemas de salud

"En el fútbol la fortaleza mental es determinante. Y uno construye un método para afrontar constantemente imprevistos como técnico y conductor de grupo. Entonces cuando me dijeron hay un tumor les pedí a los médicos: 'Me cuentan cómo es el problema'. Y aunque parezca un poco loco, lo que más quise saber era cómo era el día después al tratamiento y a la cirugía".

“Serrat me dijo que contara mi problema cuando sintiera hacerlo”
“Serrat me dijo que contara mi problema cuando sintiera hacerlo”

Su charla con Joan Manuel Serrat

"Tuve la suerte de que Serrat viniera a Rosario y muy gentilmente accediera a conversar. El que lo vivió tiene en su narración un valor agregado atravesado por lo que sintió. Él me dijo que al problema lo contara cuando sintiera hacerlo, cuando yo considerara que era el momento justo. Y así fue. Conseguimos el campeonato con Millonarios y en esa conferencia rodeado de mi familia nació decirlo".

El momento en el que hizo pública su enfermedad

Cómo se tomó la noticia de la enfermedad

"Es simple. Asumir la enfermedad, confiar en los médicos, hacerles caso, ocuparse, conocer de qué se trata y no hacerse tantas preguntas por qué yo o por qué a mí. Te tocó como a millones. Dale, andá para adelante y a prepararse para dar pelea".

Su reacción ante el problema de la bacteria intrahospitalaria

"Fue difícil entender que tras salir de una enfermedad tuve que estar dos meses padeciendo a esta bacteria. Me enojé mucho. Me puse malo. Hubo un momento en el que no contestaba el teléfono, después lo apagué, elegí quedarme solo unos días. Porque ojo que la bacteria te lleva. Con la sangre te toma un órgano y te gana. Hasta que una mañana dije basta, arranqué de nuevo y me dije: "'Miguel, no te puede matar una bacteria, dejate de joder'".

“Plantear a la bacteria como a un rival me ayudó muchísimo” (Millonarios FC)
“Plantear a la bacteria como a un rival me ayudó muchísimo” (Millonarios FC)

La importancia de la fe

"Miedo tenemos todos. Es un síntoma de cordura. Como en cualquier circunstancia se trata de que uno maneje al miedo y no el miedo a uno. Para eso es clave tu entorno, el positivismo de tu alrededor, que es el mismo que actúa incluso como un escudo de aquellos que sin quererlo a veces son militantes del pesimismo".

¿Pensó en la muerte?

"Pensé en la muerte cuando dije que a mí una bacteria no me iba a matar. No era la muerte que quería. Y esto sí lo pensé mucho, porque consideraba que no era merecedor de morir por una bacteria. Plantearlo como un rival me ayudó muchísimo. Porque si sobrevivimos a tanto lío y a tanto quilombo para después morir por una bacteria, no era justo".

“El cariño de todos los clubes me dio una inmensa fuerza”, confirmó (NA)
“El cariño de todos los clubes me dio una inmensa fuerza”, confirmó (NA)

El respaldo de todos los clubes en los que dirigió

"Quiero ser muy claro y fundamentalmente agradecido. Porque el cariño de la gente de Central, Lanús, Estudiantes, Boca, Vélez, Millonarios, la U de Chile y de todos los clubes en los que estuve me dio una inmensa fuerza con sus buenos deseos. Pero debo decir que lo de la gente de Central fue algo extraordinario, diferente".

Cómo sigue su vida

"Mi vida sigue con los cuidados recomendados, con los estudios programados para los próximos meses y hasta el viernes cumpliendo con trámites y compromisos personales porque si Dios quiere el sábado regreso a Bogotá para dirigir a Millonarios, mi equipo y mi presente".

SEGUÍ LEYENDO: