La fecha 20 de la Superliga comenzó con un entretenido partido disputado en el Gigante de Arroyito entre Rosario Central y Chacarita. El ritmo vertiginoso que impusieron los protagonistas dio cuenta de un duelo  de ida y vuelta.

Un remate de media distancia de Matías Rodríguez por encima del travesaño y un disparo de Zampedri al ángulo conformaron las amenazas que al poco tiempo iban a concretar. Antes del cuarto de hora una pelota parada ejecutada por Gil le permitió a Alfonso Parot festejar el 1 a 0, pero el chileno volvió a aparecer en el duelo para que el marcador vuelva a la igualdad.

Un pésimo cierre hacia el centro desacomodó a la última línea canalla y le dio la posibilidad a Alderete de emparejar las acciones. Si bien Ledesma logró desviar el primer remate del delantero, en el rebote nada pudo hacer para evitar el 1 a 1 que parecía injusto.

En el inicio del complemento los de Fernández volvieron a tener una clara ocasión para llegar a la red. Un palo volvió a ahogar el grito local y Zampedri volvió a fallar cuando el arquero del Funebrero estaba rendido. Claramente la repartición de puntos no coincidía con el desarrollo del pleito.

Si bien el elenco de Pena intentó lastimar de contragolpe, Rosario Central exponía el dominio con una jerarquía superior. Un desborde de Carrizo y un cabezazo de Camacho volvieron a gestar el ruido metálico que los hinchas locales no querían escuchar. El poste devolvió lo que hubiera representado el gol del ex Racing.

Fueron los cambios que dispuso el técnico los que le devolvieron la sonrisa al Canalla. Tanto el Pachi, como Camacho y Maziero fueron las piezas claves en el circuito ofensivo para poner el 2 a 1 a su favor. El chico salido de las canteras quebró la resistencia de Fernández cuando todavía quedaban 10 minutos.

En poco tiempo el joven delantero se convirtió en la figura de la noche. Su ingreso fue determinante en el resultado y selló su actuación con una obra que quedará en el recuerdo de los fanáticos. Con un enganche dejó en ridículo al Colorado y con una potente definición le puso cifras definitivas al partido: 3 a 1.

Con la victoria, los rosarinos alimentaron sus esperanzas de clasificar a la Copa Sudamericana, mientras que los de San Martín volverán a Buenos Aires con la preocupación que indica su destino, porque parece inevitable el descenso de Chacarita.


Estadio: Gigante de Arroyito
Árbitro: Juan Pablo Pompei

POSICIONES

PROMEDIOS