(Télam)
(Télam)

El partido más efervescente del año del fútbol argentino contará con custodia extra: en la conferencia de prensa que brindó Patricio Loustau, juez elegido para conducir el Boca-River de la Supercopa Argentina, Horacio Elizondo, director nacional de arbitraje de la AFA, confirmó que estará secundado por un equipo nutrido para minimizar los errores.

Además de los habituales asistentes (Yamil Bonfá será el 1, Gustavo Rossi, el 2), Loustau tendrá dos colaboradores extra detrás de los arcos, que "estarán pendientes de la línea del arco, de la de fondo, y aportarán otro ángulo al juez principal", según las palabras de Elizondo.

Horacio Elizondo (Télam)
Horacio Elizondo (Télam)

Facundo Tello y Ariel Penel serán los otros dos asistentes, completando un equipo de seis, contando al clásico cuarto árbitro.

Durante la etapa de Miguel Scime al frente del arbitraje, en el partido más importante de la fecha o en los duelos decisivos de Copa Argentina, se había transformado en habitual el equipo de árbitros extendido. Luego, con el arribo de Elizondo, la práctica se había cortado. Y se reflota ante la importancia del duelo y las polémicas que los arbitrajes vienen acumulando en las últimas semanas.

El sueño de Loustau

"Es cumplir mi sueño por sexta vez", le puso valor a la designación Patricio Loustau. Además, comentó que el lunes el equipo arbitral se reunirá en el complejo que la AFA tiene en Ezeiza "para planificar el encuentro. Vamos a practicar. El juez de esta época tiene que llegar al partido con una estrategia".

(NA)
(NA)

"Buscamos un partido normal, hay que entender que esto es una contienda deportiva, más allá de la pasión que tenemos los argentinos por el fútbol", concluyó Loustau, de 42 años.

SEGUÍ LEYENDO: