El último amistoso de verano de San Lorenzo y Gimnasia dejó uno de los hechos insólitos de la temporada: Sebastián Torrico se lesionó en medio de la tanda de penales que definió el partido, no pudo continuar y Ezequiel Cerutti debió reemplazarlo en el último disparo.

El portero del Ciclón le había tapado el disparo a Franco Niell y cuando Nicolás Colazo ejecutó el tercer penal del Lobo también acertó la trayectoria y evitó que sea gol. Sin embargo, quedó tendido en el piso tomándose su brazo izquierdo pidiendo el ingreso de los médicos.

Rubén Botta tuvo la chance de evitar el suceso inesperado, pero falló el suyo y le permitió a Gimnasia tener una chance más. Torrico avisó que no podía seguir y fue el delantero quien se calzó el buzo de arquero para pararse frente a Brahian Aleman, quien tiró su lanzamiento al poste y le dio el triunfo a los de Biaggio.

"En los entrenamientos me pongo de arquero para hacerle la gamba a los chicos por eso agarré los guantes. A veces cuando tenemos alguna parte al final del entrenamiento que los chicos quieren patear, me pongo en el arco y por eso me puse ahora los guantes. Torri hizo un gran partido y lamentablemente se lesionó", contó Cerutti al terminar el amistoso y ser parte fundamental de un hecho insólito.

Se especula con que el arquero sufrió una luxación en el hombro izquierdo que lo marginaría de la actividad por seis semanas.

 

LEA MÁS: