El viernes 1° de diciembre, cuando los argentinos se lanzaban al análisis del grupo que el sorteo le había deparado a la Selección en el Mundial de Rusia 2018, una noticia irrumpió en el centro de la escena: el juez Claudio Bonadio suspendía las elecciones en River que debían celebrarse el domingo siguiente, 3 de diciembre, debido a la denuncia de un anónimo respecto de la existencia de supuestos carnets apócrifos detectados en el padrón.

Desde entonces, la Justicia Federal se lanzó a la investigación de la causa y retrasó los comicios al menos hasta el 17 de diciembre y Rodolfo D'Onofrio anunció que River se presentaría como querellante. Es que el oficialismo tenía la firme sospecha de que la denuncia anónima no era otra cosa que una maniobra política de la oposición para restarle poder al presidente.

La jugada se convirtió en un boomerang y se volvió contra aquellos que la fogonearon y pusieron en pausa el acto democrático de la elección en busca de arañar votos; esos que supuestamente perdería la actual CD si era salpicada por la acusación. ¿Qué ocurrió? Todo lo contrario…

Ayer, Rodolfo D'Onofrio fue reelecto como presidente de River hasta 2021 con el 74,7% de los votos (14.099 boletas lo respaldaron), quedando así a un paso de lograr la mayoría absoluta, algo que jamás pasó en la historia política del club. La oposición, por su parte, juntó las sobras: Antonio Caselli apenas logró el 15% de los sufragios y su representación en la CD por la minoría bajó de 5 a solo 3 vocales. El resto: Carlos Trillo fue respaldado por el 7,5% de los socios que fueron al Monumental (1414) y Leonardo Barujel por el 2,5% (471), contabilizando por último 36 votos en blanco y 12 nulos.

(Todas las fotos de Nicolás Stulberg)
(Todas las fotos de Nicolás Stulberg)

"Cuando uno ve estas cifras siente un compromiso muy grande, enorme, inmenso, con los socios de River. Ellos nos dijeron hoy: 'estamos conformes con lo que han hecho, pero queremos más y es a lo que estamos comprometidos'", expresó ayer con alegría el presidente que allá por diciembre de 2013, cuando fue elegido por primera vez, lanzó una frase que pasó a la historia: "Vamos a salvar a River", decía, acaso como una visión de lo que vendría después.

Así, la oposición, que intentó limar el poder de D'Onofrio a 48 horas de la elección, incluso cuando los miembros de la Junta Electoral habían aprobado las modificaciones con el detalle específico de los fallecidos (aquellos que se denunciaba como posibles socios votantes mediante carnets truchos) no hizo más que fortalecerlo y desde mañana, cuando la Comisión Directiva reasuma oficialmente la conducción de River, lo hará con 22 vocales, mientras que la minoría solo estará representada por tres nombres: Juan Napoli, Luis María Cejas y Ricardo Morato.

LEA MÁS