Darío Benedetto vive ese momento que todo goleador sueña. El instante en el que su olfato, la pelota y la red caminan rumbo al mismo sitio. Cada pelota que toca es una potencial anotación de Boca. Y eso volvió a demostrarlo en el partido ante Vélez.

El Pipa ya había cumplido con parte de su cuota goleadora a los 14 minutos de la primera etapa empujando abajo del arco la pelota para celebrar el 1-0 del Xeneize.

Sin embargo, lo mejor de su repertorio llegó apenas se inició el complemento. Un envío largo de Edwin Cardona dejó en soledad a Cristian Pavón por el sector derecho y con espacio para explotar su velocidad.

El atacante sacó un centro rasante al llegar al fondo del campo y Lautaro Gianetti llegó a interceptarlo. El balón quedó en la línea del área, flotando y con Benedetto ya pasado. El Pipa no dudó y tiró el tacazo que infló la red.

Todo esto lo hizo bajo la atenta mirada del entrenador de la selección argentina, Jorge Sampaoli, quien concurrió al Estadio José Amalfitani para seguir de cerca las acciones de uno de los partidos más atractivos de la jornada.

En los próximos días deberá dar a conocer la lista de los convocados del fútbol local para las últimas dos fechas de Eliminatorias y el máximo artillero del certamen tiene serias chances de aparecer en la nómina.

LEA MÁS: